El PEMA reserva seis parcelas para tres nuevas empresas

Ana I. Pérez
-

Estas firmas, vinculadas a las renovables y a la construcción, se suman a los proyectos de Carburos y Reciclalia ] Las obras de las Cúpulas de la Energía se retomarán al final del verano

El PEMA reserva seis parcelas para tres nuevas empresas - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

El Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA) de Garray toma impulso y otras tres empresas, además de las ya anunciadas en los últimos meses, han reservado seis parcelas en el sector industrial de este enclave, tal y como avanza a El Día de Soria el consejero delegado de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl), José Manuel Jiménez. 

«En estos momentos están reservadas diez parcelas en el PEMA y seguimos trabajando. En la medida que nos permita esta crisis que tenemos encima hay que comercializar este suelo industrial y atraer empresas», explica Jiménez.

Así las cosas, de las diez fincas a las que alude el consejero delegado de Somacyl, tres están reservadas por Carburos Metálicos y Gestamp, para las instalaciones de suministro de CO2 ecológico y calor, respectivamente, al invernadero de Ondara [Aleia Roses] y otra es para el proyecto de de reciclado integral de palas de aerogeneradores a través de un consorcio de colaboración público-privada, que desarrollarán el Ente Regional de la Energía de Castilla y León (Eren), la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, junto con las empresas del sector Ruralia y Reciclalia SL, y el Centro Tecnológico de Miranda de Ebro.

Así las cosas, José Manuel Jiménez no desvela cuáles son las tres firmas interesadas en instalarse en el PEMA. «No estamos autorizados a decirlo», advierte, pero sí adelanta que estas tres empresas están vinculadas a las energías renovables y a la construcción.

«Siempre ha sido de nuestro interés desarrollar proyectos que tengan que ver con las energías renovables», significa y, también se refiere a una empresa que podría enmarcarse en este ámbito «cuyo objetivo es colaborar con Reciclalia con un proyecto muy innovador. Estamos muy contentos de que hayan elegido Soria y el PEMA».

No obstante, Jiménez apunta que tras la paralización judicial durante años del PEMA, todavía se están ultimando trámites relativos a la inscripción registral de las parcelas industriales. Cabe recordar, en este sentido, que en 2015 se aprobó el Proyecto Regional Parque Empresarial del Medio Ambiente en el término de Garray, norma que  fue recurrida por la asociación ecologista Asden ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (Burgos), que lo desestimó 29 de mayo de 2017, por lo que contra la misma interpuso recurso de casación que fue también desestimado por el Tribunal Supremo en mayo  de 2020.

Todavía quedan por comercializar en el sector industrial  «unos 250.000 metros cuadrados». Esta Unidad 2 se corresponde con la mitad oeste del PEMA y cuenta con parcelas de uso fundamentalmente industrial, así como con la central de producción de energía de Gestamp. La titularidad y gestión de este sector corresponde en su mayoría (98%) a Somacyl, tal y como figura en la página web suelosoria.es, que contabiliza un total de 44 parcelas industriales en una superficie de más de 350.000 metros cuadrados (260.000 edificables) y otras tres fincas de uso dotacional.

José Manuel Jimenez recuerda que el precio del metro cuadrado está fijado en 20 euros, un coste «muy competitivo e interesante», a su juicio, para la atracción de empresas «en estos momentos de especial dificultad». 

«A ver si somos capaces de atraer nuevos proyectos. Ahora con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia las renovables han vuelto a coger impulso y aunque no se pueda instalar un parque eólico o fotovoltaico en el PEMA, sí pueden encajar otros proyectos de desarrollo de renovables que son interesantes», considera.

SUMINISTRO EÓLICO. En esta línea, el consejero delegado de Somacyl pone de relieve que se ha autorizado un parque eólico «relativamente cerca» del PEMA y va a verter la energía que produzca en su subestación. 

«Para nosotros es importante contar con un suministro eléctrico totalmente renovable que, en un momento dado, puede ser de interés para las empresas que se ubiquen allí. Hoy es algo que cada vez se valora más, tanto por parte de la industria como de los consumidores. Ya tenemos calor renovable 100%, CO2 ecológico 100% y habrá también energía eléctrica renovable 100%. Son tres aspectos claves, también porque es más barato», aclara. 

obras en las cúpulas. En cuanto a las Cúpulas de la Energía, el representante de Somacyl recuerda que el Consejo de Gobierno de la Junta aprobó en el mes de diciembre una partida de 4,5 millones de euros para retomar y concluir la construicción de tres módulos de los siete que integran el edificio institucional, así como el vial de acceso a dicha infraestructura. Así, la Junta, la Diputación de Soria y el Ayuntamiento de Garray acordaron  la finalización parcial del proyecto, considerando los motivos de interés general que determinan la declaración del PEMA, con el objeto de impulsar social, cultural y económicamente la provincia de Soria.

José Manuel Jiménez detalla que se está redactando el proyecto técnico, del que se espera disponer en el mes de mayo, para continuar con la tramitación administrativa, la licitación y adjudicación de las obras y el inicio de las mismas que, en principio, podría producirse para «el final del verano. Si todo va bien, podría ser una buena fecha para empezar», siempre dependiendo de los plazos del procedimiento, con la idea de que estén finalizadas «a mediados de 2023».

En cuanto a las propuestas que plantea la Diputación de Soria para la ocupación de estas cúpulas [ver páginas 18 a 21], el representante de Somacyl abunda en que el propósito es «finalizar la obra» para poner en uso esos tres módulos y asegura que el planteamiento de la institución provincial se sitúa en la línea de «ese destino formativo», por lo tanto lo estima «idóneo». «Se irán acompasando las necesidades que plantee el aeródromo y ojalá en la parte final de la obra se pueda distribuir el espacio ‘ad hoc’ para esta formación. El ATI es un proyecto ambicioso. Vamos a ver cómo evoluciona cada cosa y nosotros estaremos encantados de adaptarnos a ese proyecto», apunta.

En cuanto a las complicaciones que puedan presentarse en las obras de las Cúpulas de la Energía después de tantos años de abandono, Jiménez asegura que la obra «quedó consolidada» cuando se produjo su paralización y, por ello, es «más fácil» continuarla, aunque asume que «el deterioro es evidente» y es urgente resolverlo. Además, se consolidará el resto de cúpulas para «usos futuros».

Hay que señalar que, en el mismo Consejo de Gobierno de diciembre en el que se aprobó la partida para retomar las obras de las Cúpulas de la Energía, se dio luz verde a la concesión de una aportación dineraria de cuatro millones de euros a Somacyl  para financiar la primera fase de la ampliación de la pista existente en el aeródromo de Garray, donde la Diputación de Soria promueve el Aeroparque Tecnológico Industrial (ATI) para el invernaje y reciclaje de los aviones, a la vez que aspira también a convertirse en el primer centro de formación integral de aeronáutica que exista en España.