ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


De campaña

Lo leí con asombro el jueves por la tarde en la página web de El Periódico: «Incidentes por la presencia de Álvarez de Toledo en la UAB». Ese era el titular de la noticia. Les faltó incluir un subtítulo acusando a la candidata del PP al Congreso de provocadora por atreverse a participar en un debate en la Universidad. La noticia enlazaba con un vídeo donde se veía a la política popular acosada e insultada por un grupo de presuntos universitarios que intentaban boicotear un acto donde se denunció el peligro de los nacionalismos y los populismos para la democracia. La víspera no fue necesario viajar hasta Cataluña para ver como otra pandilla de jóvenes intentaba agredir en Segovia a la presidenta de Vox en Madrid. En ambos casos, los agresores gritaban fascistas y nazis a los agredidos.
La campaña ha comenzado con los intolerantes marcando territorio y con el CIS de Tezanos preparando el regreso triunfal de Pedro Sánchez a la Moncloa. El sociólogo de cabecera del PSOE ha sido tan generoso con los intereses de su partido que le ha preparado a su jefe el escenario soñado. Sánchez va tan de sobrado que se ha permitido el capricho de elegir un debate y despreciar otro. Reniega del que había propuesto Televisión España con los otros tres candidatos que tienen representación parlamentaria y se apunta al de Atresmedia donde se las tendrá que ver con cuatro rivales, entre ellos Santiago Abascal. No hay que ser ningún lince de la ciencia política para aventurar que la estrategia socialista pasa por asfixiar a Casado y Rivera favoreciendo al líder de Vox. El divide y vencerás no se ha inventado hoy. Ni tampoco lo de movilizar a los acólitos metiéndolos el miedo en el cuerpo. Los fontaneros de Moncloa y Ferraz han afinado para que pase lo que dice su lema, pero lo mismo creía la destronada Susana Díaz y pasó lo que pasó.