El nuevo modelo sanitario «solo» se probará en Aliste

SPC
-

El socialista José Ignacio Martín Benito califica de «inhumano» el anuncio por considerar a los zamoranos como «conejillos de indias» de la Consejería

La consejera de Sanidad,Verónica Casado, interviene durante el pleno de las Cortes celebrado ayer. - Foto: Ical

Las turbulencias originadas en la Comunidad durante los últimos días a raíz del plan para reordenar la sanidad que plantea la Junta, y que este lunes despertó la ira de partidos, incluido el propioPP, y sindicatos, se trasladó durante la jornada de ayer hasta el pleno de las Cortes. Allí, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, aclaró que solo se implantará un proyecto piloto de la nueva organización de la Atención Primaria rural en la comarca de Aliste (Zamora), algo el socialista José Ignacio Martín Benito, calificó de «inhumano» por considerar a los zamoranos como «conejillos de indias». En la sesión de control al Ejecutivo del pleno de las Cortes, la consejera calificó de «pura demagogia» las críticas del parlamentario socialista quien consideró que el gobierno de PP y Ciudadanos es incapaz de mantener los servicios y añadió que los que existen, tratan de cerrarlos. Por ello, le pidió que den marcha atrás al plan piloto de Aliste.
La consejera aseguró que la iniciativa sale del grupo formado en la anterior legislatura para reformar la Atención Primaria y explicó que el objetivo es valorar si da respuesta en términos de calidad y garantía de la competencia. Además, rechazó que su voluntad sea provocar la «despoblación».
Más tarde, en los pasillos de las Cortes, la titular de Sanidad compareció para explicar el nuevo modelo y recalcó que se ha diseñado un «esquema marco», inspirado en Suecia y en la cita previa, para ser pilotado solo en Aliste, por el compromiso asumido en una visita suya a la comarca. «No hay ni dos, ni once», recalcó Verónica Casado, quien insistió en que solo se probará su efectividad en esta zona zamorana, informa Ical.
De esta forma, Casado señaló que se mantendrá el centro de salud y los actuales consultorios se convertirán, en un número que no precisó, en agrupados, con el objetivo de que cuenten con más dotación tecnológica, como la historia clínica, la teleradiología o la conexión con el hospital. Mientras, el resto se mantendrá abiertos, los denominados consultorios de proximidad, con visitas habituales del personal de enfermería, pero también de los facultativos, que podrán pasar consulta en estas instalaciones o a domicilio.
La titular de Sanidad insistió en que no se cerrarán los consultorios, sino que unos serán agrupados y otros de proximidad, para garantizar el derecho a consulta programada y espontánea. «Se dicen cosas raras», afirmó Verónica Casado, quien recalcó que el objetivo es «acercar la atención» para que las instalaciones se asemejen a los centros de salud, más distantes, aunque sean más pequeños. «No hay nada más que esto», apostilló.
El PP lo sabía

Casado también aseguró que la implantación de este proyecto piloto se abordó en el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León. «Se explicó que se iba a hacer», afirmó la consejera ante las críticas de dirigentes del PartidoPopular como el portavoz en las Cortes,Raúl de la Hoz, o algunos presidentes de Diputaciones.
Por otra parte, la Consejería de Sanidad remitió ayer un comunicado para tratar de poner luz sobre su proyecto de reordenación sanitaria y subrayó que los consultorios locales, tanto de zonas urbanas como rurales, mantendrán la atención a los ciudadanos mediante la cita telefónica previa, mientras que los consultorios rurales de agrupación (C.R.A.) ofrecerán asistencia médica presencial (como mínimo con un médico y una enfermera) los cinco días laborables de la semana. 
Desde el Gobierno regional subrayaron que «en ningún caso se contempla reducir los recursos (consultorios) en el entorno rural y urbano, sino gestionarlos de manera más eficaz y sostenible».
«El diálogo y el consenso entre todos los agentes implicados serán las bases para poner en marcha este plan piloto con el que se pretende mejorar la calidad del servicio y garantizar un sistema sanitario adecuado a las características de la población de Castilla y León, condicionada por la dispersión, la despoblación y el envejecimiento», argumentan.