La productividad laboral apenas avanza un 1% cada año

SPC
-

La mano de obra en la Comunidad generó en 2018 56.580 euros por puesto de trabajo. La patronal advierte de que «hay que apostar por la investigación y la cualificación del personal»

Varias personas trabajan en el interior de una planta industrial ubicada en la Comunidad - Foto: Luis López Araico

La economía de Castilla y León debe ganar en competitividad para afrontar el futuro con garantías y la productividad de sus trabajadores constituye un aspecto básico para lograrlo, lo que pasa esencialmente por la innovación en sus empresas y la cualificación de su capital humano. La necesidad es perentoria en un mercado laboral cada vez más precarizado, donde el empresario tira de salarios para lograr mejorar sus ratios. La patronal autonómica urge a que se adopten medidas en esa dirección, ya que la productividad aparente de la mano de obra en Castilla y León se situó en 2018, en 56.580 euros por puesto de trabajo equivalentes a tiempo completo, frente a los 59.388 euros de la media para España, es decir, la Comunidad alcanza el 95,2% del dato nacional.
Asimismo, la cifra autonómica, fruto de dividir el Valor Añadido Bruto entre el número de ocupados equivalentes a tiempo completo, con guarismos del sistema estadístico del Ejecutivo autonómico, revela que en los últimos cinco años, la productividad aparente avanzó un 5,6% (53.595 euros de 2013), lo que supone un aumento de poco más de un punto de media cada año. Ese crecimiento se concentró, no obstante, entre 2017 y 2018, ya que en ese último ejercicio, la productividad aumentó un 3,4% en la Comunidad.
«Hay que apostar por la investigación y la cualificación de la mano de obra y abaratar la energía para estar en los puestos que nos corresponde en productividad como país y autonomía». Así de contundente se muestra en declaraciones a Ical, el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León, Santiago Aparicio, que denuncia que «uno de los aspectos fundamentales de la pérdida de productividad» en el sector industrial es que «hay una bajísima inversión en I+D+i». «No se invierte en innovaciones e investigaciones, y los presupuestos de la Junta son ridículos», apunta.
Conquistar mercados

Aparicio afirma que donde hay productividad «es en los países que apuestan por la I+D+i» que con su ‘knowhow’ conquistan los mercados. «Solo con eso, con patentes», dijo, para exigir que se multiplique «por tres» el presupuesto para I+D+i. «Es un tema clave para frenar la pérdida de productividad en la industria». Junto a esta apuesta decidida por la innovación, Aparicio también advierte de que es precio impulsar la cualificación del capital humano. Al respecto, indica que «se habla mucho de la FP Dual», pero hay déficit, dijo, de cuadros medios especializados para que trabajen en las empresas y puedan formar a otros trabajadores en esos ámbitos. Asimismo, apela a «recuperar el talento que se ha marchado fuera».
Precio de la energía

El dirigente patronal considera como un factor clave de la competitividad el precio de la energía. En este sentido, advierte de que es una causa «gravísima» porque «estamos tenemos en algunos sectores una energía un 30% más cara que en otros países». Una circunstancia que a veces «obliga a echar mano de salarios más bajos porque sino no llegamos a ser productivos». «Echas mano de donde puedes para sobrevivir, porque sino eres rentable cierras, y si eso pasa no hay ni empleo ni inversiones», resumió
Santiago Aparicio también asegura que las cargas administrativas también pueden influir negativamente en la productividad empresarial. Por último, Aparicio reseña que más allá de estos factores claves, hay «causas circunstanciales», que impactan en la productividad, como la «inestabilidad política», porque «no hay un clima favorable para un sistema productivo».