El estado de alarma destruye 3.000 empresas y 27.000 empleos

SPC
-

El presidente de Cecale, Santiago Aparicio, advierte que estos datos «desalentadores» pueden ser «irrisorios» en comparación a la «catástrofe» sino se ayuda a las empresas

Imagen de un local de la ciudad de León cerrado por el confinamiento. - Foto: Ical

La declaración del estado de alarma por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a mediados del pasado mes de marzo, el día 14 en concreto, tuvo su impacto inmediato en el tejido empresarial de Castilla y León. Pese a los esfuerzos para mantener una hibernación económica, lo cierto es que en quince días de confinamiento en marzo se dieron de baja casi 3.000 empresas de la Seguridad Social con una pérdida de más de 27.000 puestos de trabajo. Las cifras oficiales que facilita el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones no dejan lugar a dudas del tremendo coste económico que traerá consigo la pandemia vírica. El mes de marzo cerró con 64.994 empresas de Castilla y León cotizando a la Seguridad Social, 2.937 menos respecto a las que pagaban en febrero (67.931), con una merma porcentual del 4,3 por ciento. El dato retrotrae a la Comunidad, a cifras de hace dos décadas (en 2001 había 65.071), informa Ical.
Los cierres estuvieron acompañados de una pérdida brutal de empleo para un solo mes, ya que a 31 de marzo, estas actividades cotizaban por 621.306 trabajadores, lo que supone 27.026 menos que en febrero, con un descenso porcentual del 4,2 por ciento. El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León, Santiago Aparicio, consideró los datos «desalentadores», aunque advirtió de que esas cifras pueden ser «irrisorias con lo que puede pasar sino se ayuda a las empresa». 
Aparicio defiende que la economía «no puede estar hibernada» y debe estar «engrasada» y produciendo para no vivir una «catástrofe», cuando ya se prevé un impacto en el PIB de entre 10 y 14 puntos porcentuales. El dirigente patronal insistió en «la importante destrucción de tejido productivo en 15 días» por lo que «la magnitud puede ser catastrófica» sino se adoptan medidas para adelantarse a la crisis económica y su derivado social.
En este contexto, reclama que se faciliten equipos de protección para que las empresas puedan seguir produciendo; y que se pongan en marcha ayudas y aplazamientos de pagos. Eso si, dejó claro que no quieren «ningún regalo a fondo perdido», sino apoyos para que puedan aguantar, y «lo puedan ir devolviendo más adelante» cuando se recupere la normalidad. Asimismo, reclamó una ley de segunda oportunidad. «Las empresas deben estar produciendo y generando recurso para mantener empleo y pedimos medidas de apoyo para las pymes y micropymes, porque son las que más están sufriendo la crisis», dijo, para asumir, no obstante, que lo primero sigue siendo la salud de las personas y resolver la pandemia sanitaria. 
Sectores

Las cifras de la Seguridad Social ponen de relieve que el sector terciario, los servicios, sufrieron en marco la mayor pérdida de empresas respecto al mes anterior, con 2.182 actividades menos, hasta un total de 45.988. Asimismo, la construcción vio desaparecer 599 empresas, para cerrar el mes con 6.565 cotizantes. Menor impacto registró la industria, que acabó el mes con 6.675 actividades, 121 menos; y el sector primario, que cerró con 5.766 empresas, 35 menos.
En porcentajes, la construcción fue la de mayor impacto, con un 8,4 por ciento menos de empresas, seguida por los servicios, que perdió el 4,5% de las actividades, la industria, con un 1,8% menos; y el agrario, con una bajada del 0,6%.
En cuanto al empleo y en datos absolutos, los servicios (439.660 trabajadores), perdieron 19.946 puestos; la industria (127.866), bajó en 2.896 trabajos; la construcción (35.167), redujo sus plantillas en 2.827 personas; y el campo (18.613), en 1.357. En cifras relativas, el empleo cayó un 7,4% en la construcción; un 6,8% en el agro; un 4,3% en los servicios, y un 2,2% en industria.