Club Soria Baloncesto, salto hacia adelante

S.Recio
-

El equipo soriano afronta su tercera temporada con un número muy elevado de jugadores que buscan ser competitivos en la exigente Primera División regional

Club Soria baloncesto, sato hacia adelante - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

Club Soria Baloncesto, salto hacia adelante

Sin la pesada losa de lograr su primera victoria desde su fundación en 2018 y tras conseguirlo la pasada temporada, el Club Soria Baloncesto afronta su tercera reválida con el equipo absoluto masculino. Fernando Flores vuelve a ser el entrenador, «en estos dos años ya se nota la evolución y aunque la pasada temporada fue más corta de lo habitual, fuimos mucho más competitivos». Volverán a recalar en la Primera División, categoría por debajo de Liga EBA, y por primera vez cuentan con un gran número de jugadores, «ahora mismo tengo 20 a mi disposición para elaborar una plantilla de 12 hombres». 
Con apenas un par de semanas de entrenamientos y con el inicio de la competición en el aire, se mantiene esta estructura básica para garantizar el futuro de este deporte en Soria, «ahora tenemos el ojo puesto en la generación de 2004, si muchos de estos jugadores se quedan en el club podremos afrontar objetivos más ambiciosos en un par de temporadas».
problema de altura. Nuevamente Fernando Flores se enfrenta a la falta de centímetros de su plantilla, «es la más bajita de estas tres temporadas», lamenta. El plan vuelve a ser el de la temporada pasada, «presión alta en toda la cancha, intensidad, morder en cada zona de la cancha para evitar en la medida de los posibles los ataques en estático».
Asume el técnico que sin fichajes nuevos, los números en rebotes no serán buenos, «debemos trabajar en equipo para paliar en la medida de lo posible los problemas en la pintura y eso solo se consigue con mucho ritmo y velocidad en la pista». El gran número de jugadores para realizar la pretemporada ha chocado con un problema habitual en el mundo del deporte en estos tiempos, entrenamientos sin contacto, «llevamos un par de semanas y solo dos entrenamientos de la forma adecuada». Por eso la criba se retrasa, «solo he podido ver botar y tirar, eso es algo demasiado aburrido y no da una idea buena de qué jugadores son válidos».
Trabaja ahora a contrarreloj para descartar a ocho de ellos, « y aun así se debería empezar la liga a finales de noviembre e incluso primeros de diciembre, sino es así no contaré con el tiempo adecuado para preparar al equipo como me gustaría».
Lo único seguro es que el baloncesto sigue muy vivo en Soria. Competir y seguir formando una base que permita al equipo absoluto sobrevivir, siguen siendo las prioridades esta temporada.