Cobijarse en plena montaña

Ana Pilar Latorre
-

Son muchas las opciones que ofrecen las localidades de la comarca para que entre caminata y caminata o tras hacer escalada los aficionados puedan descansar e incluso en alguno de ellos pernoctar

Cobijarse en plena montaña

Cuando todo esto pase (Estado de Alarma y confinamiento por el Covid-19), en cualquier época del año, los refugios volverán a albergar a numerosos aficionados a las caminatas que se dejen caer por la comarca de Pinares. En aquella zona hay muchas instalaciones de este tipo (de las que los ayuntamientos suelen ofrecer información de su uso), que sirven tanto para descansar durante el trayecto y guarecerse de la lluvia y la nieve como para pasar una jornada en plena naturaleza, cocinando en las cocinas que muchos tienen en su interior. Algunos están abiertos para todo el mundo y para acceder a otros hay que pedir llaves. Unos son gratuitos y en otros hay que pagar en torno a 12 euros por alquilarlos un día. 
En su página web oficial, Covaleda  incluye un mapa con la ubicación de los 14 refugios de la zona, así como las condiciones en las que se encuentran y si se encuentran abiertos, cerrados o para el alquiler.  El alcalde, José Llorente, explica que prácticamente se usan todos los fines de semana y que incluso el pasado, recién decretado el Estado de Alarma por el Gobierno por la crisis sanitaria, la Guardia Civil tuvo que desalojar a un grupo de montañeros del refugio de Becedo, muestra de una gran irresponsabilidad por su parte.
El Refugio de Pescadores y el Refugio de la Cabeza están cerrados, por lo que hay que ir al Ayuntamiento para solicitar la llave, dejar una fianza y pagar un alquiler de 12 euros. El primero «es una construcción vieja, pero que se encuentra en buen estado de conservación». No se puede alquilar para pernoctar. El segundo está pasada la ermita de San Cristóbal y el puente de la Arenilla. Es de nueva construcción. Al Refugio de Bocalprado se le quiere dar un uso hostelero, así que el alcalde espera que haya algún interesado en estos meses. Se encuentra en una pista forestal que sube a Urbión y es un edificio de nueva construcción.
«Los demás están abiertos de continuo», apunta el alcalde, insistiendo en la prohibición de pernoctar en los mismos y en que el uso es para descansar, comer o protegerse de lluvia, nieve, viento... «Lo que se hacía antes, de venir y estar un fin de semana ya no se permite. Su función es dar cobijo», insiste. Son instalaciones antiguas, pero se pueden usar, las de  las Tres Fuentes, del Muchachón, Fuente del Pico, Mirador de Cueva Mujeres, la Machorra, Cubillos, San Miguel y Campamento. Estarían más deteriorados los  refugios del Félix, de los Corcos y del Becedo. Sobre el perfil de los usuarios, son gente que hace montañismo o escalada de bloque, que suelen acercar el coche hasta donde pueden, «sobre todo gente de montaña que se mueve mucho por este entorno».
Por su parte, Duruelo ofrece en la web del Ayuntamiento completa información de los refugios del municipio. «El Ayuntamiento se reserva el derecho de admisión y antes de ocuparlo es importante concertar cita con el alcalde, que se encargará personalmente de su funcionamiento», dice la web de la localidad. 
El Refugio Fuente del Berro está situado a los pies del Urbión, antesala a Peñas Blancas, y ahora está concesionado a la empresa Urbión Turismo. Allí, pasaban la noche carreteros, leñadores o pastores que no podían llegar al pueblo. El Refugio de Prados Cuadrados se ubica en el ascenso a Cabeza Alta. Aunque es pequeño, es acogedor y se puede comer y dormir. Luego está el Búnker, también en Peñas Blancas y hacia Urbión, donde se puede coger fuerzas para continuar el ascenso pero también pernoctar (dice la web). 
Los dos primeros fueron reformados en 2016 para ponerlos a disposición de los montañeros. Se hizo a través de un taller de formación y empleo impulsado por el Ayuntamiento con la colaboración de la Junta de Castilla yLeón, del Ecyl concretamente. Los alumnos de esta actividad, de 9 meses de duración, obtuvieron el certificado de profesionalidad de Operaciones auxiliares de revestimientos continuos en construcción, de la familia profesional de Edificación y obra civil. El objetivo del proyecto fue la conservación, reparación y acondicionamiento de las antiguas cuadras del refugio de Fuente del Berro y la conservación y reparación del refugio Prado los Cuadrados. Concluidas las tareas, el Ayuntamiento de Duruelo de la Sierra facilitó los refugios como un lugar de descanso y acogimiento a las personas que transitan por el monte para conocer los parajes de interés turístico de la zona, entre los que destaca la Sierra de Urbión.
Alberto Abad, el alcalde y también gran aficionado al senderismo, explica que siempre se usaban los refugios como albergues para descansar en largas caminatas y, sobre todo, por su nevaba. Ahora, con previsiones del tiempo a tantos días no hace falta actuar así porque está todo previsto gracias a las nuevas tecnologías. Se sabe si nieva, si llueve... y el tiempo hace que los montañeros no salgan a la montaña si el tiempo no acompaña.
Por su parte, el alcalde de Vinuesa, Juan Ramón Soria, apunta que el Ayuntamiento gestiona dos en el término municipal, el Refugio de Pescadores del Revinuesa (dos kilómetros más arriba de la Casa del Bosque de la Laguna Negra) y el de la Fuente del Salobral (a mano derecha del puente romano), un edificio rehabilitado en 2012. El Ayuntamiento es el encargado de entregar las llaves a los grupos que quieran usarlo, normalmente sábados o domingos, y tienen un «uso constante» durante todo el año. Es una cesión gratuita, al primero que lo solicita, con la condición de que se limpien y se dejen como están. Además, en la zona de Vinuesa y  la Laguna Negra hay otros muchos refugios, que pertenecen a Soria y la Mancomunidad de los 150 Pueblos. Así, destaca el Refugio de Pescadores de la Laguna Negra, en el mismo paraje natural, o el Refugio de Peñas Albas, en la cumbre de Santa Inés, junto al mirador que ofrece unas vistas increíbles.
distribución. En la provincia de Soria hay más de 140 refugios (unos de montaña, otros en valles, junto a ríos...)  distribuidos en 42 localidades, tanto en la zona de Pinares y el Moncayo como El Valle, Almazán y Tierras Altas. Hay pueblos como Almazán que tienen 10 y Cabrejas del Pinar 12, los mismos que Matamala de Almazán, Soria y la Mancomunidad de los 150 Pueblos de Soria 17 y 9 Vinuesa. Para preguntar si están disponibles estos refugios, sobre todo si están cerrados y tienen un precio de alquiler, hay que llamar a los ayuntamientos e informarse bien de su ubicación, ya que muchos están ubicados en mitad de montes o parajes. Los usuarios son montañeros, aficionados al senderismo, recolectores de setas, pescadores, cazadores... Y una buena opción para disfrutar de la naturaleza, de la luz del sol y del aire puro cuando termine el confinamiento por el coronavirus.
En la página web Refugios Libres informan sobre 17 instalaciones de este tipo en la provincia de Soria, dos de los cuales corresponden al Consorcio Camino del Cid y en las localidades de Aguilera y Valdanzo. «De uso libre, los más utilizados por los montañeros son, por ejemplo, el de Fuente del Berro, en Duruelo de la Sierra, el de Bocalprado, cerca de Covaleda, o la Choza del Muchachón», comentan al periódico El Día de Soria. En esta página se ofrece, igualmente, completa información (altura, capacidad, si tiene o no chimenea, si hay una fuente cerca, el acceso...) y también imágenes. La plataforma de esta comunidad de senderismo y es calada cuenta con 10.000 usuarios y su lema es Deja el mundo mejor que como lo encontraste.