Los contratos de la campaña estival caerán más allá del 20%

Ana I. Pérez Marina
-

La contratación interanual baja en junio un 48%, aunque aumenta un 62,3% respecto al mes de mayo

Los contratos de la campaña estival caerán más allá del 20% - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

La campaña de contratación temporal de verano se resentirá en Soria, al igual que en el conjunto del país y en la Comunidad autónoma,  por las consecuencias laborales de la COVID-19. Aunque los cambios son «muy bruscos casi de un día para otro», reconoce la directora de Adecco en Soria, Vanessa Charle, la situación actual a primeros de julio y las estimaciones apuntan a una pérdida de contratos estivales eventuales por encima del 20%. «Con respecto a 2017, 2018 y 2019, ahora mismo tenemos una plantilla activa de aproximadamente un 20% menos», asegura Charle. 
El director de Randstad Research, Valentín Bote, realiza una estimación para Soria que se mueve en cifras similares. «En la campaña de 2019 en Soria se realizaron 1.300 contratos; este año podría estar en los 1.000», indica. De ser así, la caída  sería de más del 23%, mientras que, en el conjunto nacional, los contratos estacionales se reducirán «entre el 30% y el 50%». Y es que, a juicio de Valentín Bote, Soria parte con cierta ventaja en esta crisis, ya que los ERTEs (expedientes de regulación temporal de empleo) por la pandemia del coronavirus afectaron «al 14% de la población trabajadora de la provincia», mientras que en España la cifra se eleva al 16,2%, y también pone el acento en el auge del turismo de interior. 
«Hay sectores que se están reactivando, como el turístico, pero la intensidad no puede ser la misma que en 2019, cuando se marcó récord de visitantes extranjeros. Este verano se van elegir destinos nacionales y más tranquilos, por lo que Soria tiene potencial para vivir una campaña de verano mejor que en otras zonas más masificadas», resume Bote.
Sin embargo, el director regional de la Zona Noroeste de Eulen Flexiplán, Dimas García, estima que la oferta y la demanda laboral de Soria «bajará como estamos viendo en el resto del país», si bien no aventura en qué porcentaje.
desplome en junio. Los datos publicados este jueves por el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) correspondientes a junio no auguran nada bueno respecto a la contratación de esta temporada. Así las cosas, en el sexto mes del año se registraron 1.932 contratos. El fin del estado de alarma supuso un incremento del 62,35% en comparación con mayo, pero si se toma como referencia el dato de un año antes, se han formalizado 1.766 contratos menos, lo que supone una bajada del 48,04%. Este porcentaje se acerca más a las peores previsiones que a las más optimistas, si bien habrá que esperar a las estadísticas de julio, así como a agosto y septiembre, meses importantes para el empleo en Soria, para ver la evolución.
La mayoría de los contratos son temporales, 1.729 sobre el total (solo 206 son indefinidos) y de este dato también se extrae una idea de lo que  pueda venir: la bajada interanual es del 49,90% (1.719 menos), aunque hayan crecido un 67,25% (694 más) respecto a mayo.
A pesar de que no ha habido fiestas de San Juan, la hostelería ha empezado a rodar en las últimas semanas, por lo que la mayoría de los empleos se encuadran en el sector servicios, 1.224 en total, más de seis de cada diez. El resto corresponden a la industria (307), a la agricultura (270) y a la construcción (131). Cabe destacar que 489 contratos los han formalizado extranjeros, por lo que suponen una cuarta parte del total, lo que indica un 77,82% más que en mayo (214 más), aunque el descenso interanual en este caso también es notable, del 39,63% (321 menos).
panorama. La directora de la oficina de la empresa de trabajo temporal Adecco explica que «muchas empresas» en Soria pertenecen a grupos nacionales o internacionales, que suelen ser las «más potentes» y la que más mano de obra estacional demandan. «Ahora tienen más complicada la contratación porque empresas de esos grupos están en ERTE o están sufriendo mucho y, aunque las de Soria no estén pasando por un mal momento, se encuentran muy limitadas a la hora de contratar. Es un mensaje más optimista, no es que todas las empresas en Soria estén mal y contraten menos, es por este motivo y las firmas se aprietan el cinturón en cuanto a recursos humanos», relata. 
Otro motivo son los propios ERTEs, ya que las empresas sorianas están «rescatando» a los trabajadores que durante el estado de alarma no pudieron acudir a trabajar. «Ahora es cuando están cogiendo fuerza, aunque no tengan la inercia de los pedidos de otros veranos y estén arrancando poco a poco», matiza.
En su opinión, la tónica la marca la «incertidumbre» que reina respecto al otoño, ya que las empresas «hablan de una normalización de entre dos y tres meses», pero dependerá de cómo evolucione la pandemia.
Respecto a cómo ha afectado la  COVID-19 en la contratación temporal en Soria, el reprsentante de Eulen Flexiplán asegura que se se ha producido un «incremento y alta demanda» de determinados puestos de trabajo, pero también, debido a la paralización de otros sectores, han caído los servicios de trabajo temporal. El perfil más requerido en Soria está vinculado a «centros asitenciales y residencias, como auxiliares de clínica y enfermeras», así como «peones de diversos sectores de actividad». «También hemos percibido un incremento en seguridad», anade Dimas García.
en auge. En dos semanas, cuando la cosecha de cereal esté en pleno auge, se producirá un «aumento» en la contratación de mano de obra en el sector agrícola, para una campaña que dura hasta noviembre. En estos días, se piden sobre todo son peones agrícolas y personal técnico, según la directora de Adecco. «Las empresas tienen dificultades para encontrar ingenieros, arquitectos..., trabajadores cualificados y, por otra parte, ha caído la demanda del peón de industria», señala Charle. Este descenso se debe a lo que se apuntaba con anterioridad, a la reincorporación de los trabajadores que estaban en ERTE y también a la modificación de las vacaciones en fábricas, en particular en el sector de la automoción, que tradicionalmente cerraban dos o tres semanas en agosto y este año permanecerán activas para hacer frente a la producción retrasada por el parón del coronovirus y a otros pedidos nuevos que comienzan a recibir.
Asimismo, el director regional de la Zona Noroeste de Eulen Flexiplán reitera que el «mayor demandante» de empleo en Soria son las empresas de agrolimentación.
Vanessa Charle profundiza en este aspecto:«Desde que comenzó la pandemia y también ahora en verano, las empresas que más están tirando son las del sector agroalimentario, farmacéutico y de servicios asociadas a estas (embalajes de cartón, papel, etiquetas...). Estas son las punteras».
Durante el estado de alarma y, en particular, en las semanas de confinamiento, en alimentación la subida de los contratos temporales fue «muy notable», al igual que en farmarcia. «Esto sigue y se mantendrá en los próximos meses», apostilla.
Hay que señalar que las empresas de trabajo temporal tuvieron limitada la publicación de ofertas durante los meses de confinamiento, totalmente parada en el caso de los empleos no esenciales, y algo más activa en el resto, aunque con restricciones. «Primero había que contar con nuestros demandantes», asegura Vanessa Charle, que subraya un «cambio total» en la forma de trabajar, que «se está normalizando». De hecho, han percibido un incremento de solicitantes de trabajo en las dos últimas semanas, tanto presenciales en la oficina como por teléfonol. «Estaban expectantes a qué iba a pasar con sus anteriores trabajos. Suelen ser trabajadores no cualificados», finaliza.