Una granja porcina 2.0 en Cabanillas

Ana Pilar Latorre
-

Los hermanos De Miguel apuestan por reducir el impacto ambiental, con vallado vegetal y una gran balsa con cubierta

Una granja porcina 2.0 en Cabanillas

La sociedad familiar de los hermanos De Miguel Nieto ha construido la granja La Alpedroches en Cabanillas con una inversión de ocho millones de euros. Es una explotación con capacidad para 2.700 cerdas madres que criarán unos 80.000 lechones al año, «de las más modernas que hay ahora mismo en España, con sistemas muy sofisticados de alimentación automática y manejo del ganado». Así lo explica José Antonio de Miguel, uno de los hermanos promotores, exalcalde de Almazán y vicepresidente de la Diputación Provincial de Soria.
En Cabanillas ya no vive nadie desde hace más de diez años, tan solo van algunos agricultores esporádicamente a realizar las tareas del campo. «Es una zona en la que se cumplen todas las distancias exigibles medioambientalmente», explica recalcando que «ha pasado todos los trámites ambientales». «La autorización ambiental no tuvo ninguna alegación, algo difícil en explotaciones de este tipo», añade insistiendo en el empeño en reducir el impacto ambiental de las instalaciones. Toda la superficie que ocupa la explotación, que son más de 22.000 metros cuadrados construidos, cuenta con un vallado primetral vegetal que «evitará en parte el impacto visual».En cuanto al impacto de olores, «es la única explotación de Soria y de las pocas de España que tiene una balsa con una capacidad de almacenamiento para el purín de casi un año, con unos 20 millones de litros de capacidad».«Aunque no es obligatorio,  lleva una cubierta, por lo que el purín no se ve y, al mismo tiempo, tampoco huele», debido a que está tapado con una cubierta. Este elemento «requiere una gran inversión» pero al mismo tiempo «hace que esta explotación vaya por delante de las exigencias ambientales que se establecen en la actualidad». La cubierta plástica flotante sube a medida que asciende el nivel del purín, es una plataforma flotante. 
En cuanto al sistema de tratamiento de purín, se cumplirá lo que marca la normativa, con aplicación directa en la tierra de labor a través de una cuba, en la «suficiente superficie agrícola» con la que cuenta la sociedad familiar. Entre los beneficios, la reducción del uso de abonos minerales y químicos que se aplican en muchas explotaciones y que «producen la contaminación por nitratos y por nitritos de aguas superficiales en muchos lugares de la provincia». Cabanillas es una de las zonas vulnerables que marca la Junta de Castilla yLeón, por lo que «nos permitirán echar menos cantidad de purín por hectárea, lo que lleva a un tratamiento óptimo de estos recursos ganaderos».
Una granja porcina 2.0 en CabanillasUna granja porcina 2.0 en Cabanillas«La granja cuenta con una incineradora propia, por lo que de allí solo salen cenizas. Está abastecida con gas natural con un depósito de gran capacidad. Al mismo tiempo, la granja consume energía eléctrica pero cuenta con una superficie de casi 5.000 metros cuadrados de placas solares. Muchos días del año se tendrá un abastecimiento de energía eléctrica de casi el 80% de la que se necesita en la explotación», comenta De Miguel. Igualmente, todo el perímetro está asfaltado, otra característica de la explotación ganadera puntera.
año y medio. La construcción de la granja se ha llevado a cabo durante año y medio, con la participación de 40 trabajadores al día, lo que ha supuesto «la creación de variosempleos». Se ha contado con empresas de Soria y Almazán, principalmente en los oficios de escayolas, yesos, electricistas, fontaneros, encofradores...; pero también de fuera para montajes más especializados, como prefabricados de naves, tejados e instalación de jaulas, por parte de las firmas que suministran estos materiales.  
La granja cuenta con nave de cuarentena, edificio de oficinas, lavadero camiones, aparcamiento y cuatro nave grandes:una de gestación para la inseminación artificial, una de gestación confirmada con hembras preñadas confirmadas, una de partos y otra de destete, cuando se retiran las crías a las madres y se separan machos, que irán para engorde, y hembras, que irán a otras granjas de reproducción. En la de partos y destete hay calefacción y en las demás hay sistemas de refrigeración, con cooling, circuitos de agua para enfriar la temperatura en verano en torno a 10-12 grados.
No es una integración en Copiso, sino un contrato de arrendamiento. La inversión y las naves son de la sociedad de los hermanos De Miguel Nieto y la gestión es de Copiso. «La sociedad se hace cargo de gestionar el purín, cumpliendo con la normativa, no es una integración como tiene Copiso con otras granjas de engorde», detalla. José Antonio de Miguel cree que el porcino tiene futuro y que en Soria «hay capacidad para que esto sea una alternativa de ingresos a la agricultura y diversificar riesgos como alternativa al secano. Apostar por otros sectores que puedan suponer un plus de rentas o ingresos». Los hermanos también tienen ganado ovino, «un sector difícil que da mucho trabajo y poco rendimiento». Sobre el porcino y el aviar, cree que «es la carne más barata de la que nadie puede prescindir, la gente tiene que seguir comiendo y cada vez somos más habitantes en el planeta. Aunque hay precios altos ahora, la carne de cerdo y pollo es la más barata que se encuentra en el mercado. El cerdo tiene que seguir existiendo. Puede haber crisis y esperemos que no peste porcina».  «Las explotaciones nuevas son las que podrán seguir adelante», concluye el promotor de la granja.