TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


¿Iglesias ministro? Y otras sorpresas posibles

Confeccionado ya a trompicones el mapa municipal, que ha supuesto, por cierto, un notable cambio generacional, y casi concluido el mapa autonómico, a falta de un par de ajustes, nos aguardan ahora los grandes titulares. Por ejemplo, con quién va a gobernar Pedro Sánchez: la derecha, a mi juicio torpemente, parece resignada a que lo haga con Podemos -no me quiero perder esa imagen de Pablo Iglesias prometiendo como ministro... si la imagen llega a producirse, claro- y con guiños a los independentistas.

Ni Ciudadanos, que va de error en error, ni el Partido Popular, que se muestra lo bastante satisfecho con el poder municipal y autonómico que ha adquirido gracias a Rivera y a Vox, debaten ya, pienso, si deben favorecer la investidura de Sánchez para evitarle esas alianzas. ¿No caben, por tanto, sorpresas? Yo creo que aún sí. Y muchas.

La verdad es que el hecho de que Pablo Iglesias logre la que parece ser la ambición de su vida y se haga con una cartera ministerial no es lo más importante que podría ocurrir, aunque sí sería, a mi juicio, un mal síntoma: es una figura que no casa en la fotografía que, según mi análisis, diseñaron los electores el pasado mes de abril y reiteraron en mayo. De hecho, Podemos ha perdido casi todo su poder territorial, si quitamos lo de Valencia, donde, en realidad, el triunfador ha sido el socialista Puig, y lo de Cádiz, donde Kichi ha roto con la estructura de su partido.

Pienso que sería una torpeza, achacable aún más a la derecha que a Sánchez, salvar el cuello político de Iglesias haciéndole ministro. Todavía no logro descartar que Ciudadanos -tiene que leer a fondo Rivera los comentarios que la prensa le está dedicando estos días- o el PP varíen el rumbo, abandonen el "no es no" y se pongan a negociar cosas sustanciales con el actual y próximo inquilino de La Moncloa. Suponiendo que al menos uno de los dos citados no esté ya telefónicamente en contacto con el hombre que les ganó las elecciones. Luego, tras la investidura y la formación del Gobierno, llegarán las otras sorpresas posibles. Qué hacer con los políticos catalanes presos tras la llegada de la sentencia. Y, ya que estamos, cómo empezar a cimentar una conllevanza sensata con Cataluña.

Cómo hacer un país territorialmente más estable, económicamente más justo, ecológicamente más amable, administrativamente más simpático. Porque no basta con predicar el crecimiento, no bastan las grandes palabras: es precisa una España cuyos habitantes se sientan orgullosos de ser españoles, y eso no puede decirse hoy de todos los habitantes de esta magnífica nación. Ni es lo que han proclamado hasta ahora quienes se han erigido, con nuestros votos y con nuestros impuestos, en nuestros representantes: han vivido ajenos a la felicidad del ciudadano. Yo, al menos, no les he votado para que hagan ministro a Pablo Iglesias. Ni pago impuestos para que anden todo el día en cambalaches municipales o autonómicos, juegos de tronos que suponen muy extraños e infieles compañeros de cama. Ni para que mantengan un país justiciero en lugar de justo. Aún estamos a tiempo. No nos fallen... más. 


Las más vistas

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales