Un hombre con visión de futuro

Ana Pilar Latorre
-

Gonzalo Ruiz Pedroviejo comenzó vendiendo y reparando automóviles y se convirtió en uno de los empresarios más importantes de Soria, en cuanto a creación de empleo y facturación

Un hombre con visión de futuro

Gonzalo Ruiz Pedroviejo (1897-1977) nació en 1897 en Soria en una familia acomodada en la que el padre, Felipe Ruiz Martínez, ya se dedicaba al transporte de diligencia con tracción animal. A los 15 años se trasladó para aprender a conducir a Jaca (Huesca), debido a la proximidad con Francia, desde donde se extendían los cursos con automóviles. Por aquel entonces, había mucha desconfianza en los vehículos a motor, artefactos [así los denominaban] que no se sabía si servirían para el transporte público. Pero el soriano no iba desencaminado y convenció a su padre para apostar por ello y, de ahí, comenzaría a desarrollar una gran trayectoria empresarial en torno al motor y el automóvil, que él introdujo en Soria.
En los años 20 consiguió la concesión de vehículos Ford y después de los Hispano Suiza, SEAT y los tractores Massey Ferguson, ya que también impulsó la motorización del campo soriano y ofreció formación a los agricultores para su uso. En los terrenos de la calle Sorovega en los que su padre guardaba el grano, el ganado y el material para el transporte de viajeros, montó un taller mecánico de automóviles y tractores y poco a poco fue ampliando el negocio. Llegó la Guerra Civil y le incautaron todos sus vehículos...
Ya en la posguerra, fue recuperando poco a poco las líneas de negocio, con dificultades por la falta de materiales, como el combustible, lo que le llevó a abrir una gasolinera en los talleres y cocheras.En aquella época también fue pionero en la promoción de viviendas sociales junto a las instalaciones de su empresa para alquilar a los trabajadores (la barriada de Postiguillo en escalera en las faldas del Castillo). Con gran visión de futuro, porque después la ciudad creció por allí, compró terrenos en los años 30 en la zona de las calles Cortes y Fueros y la avenida de Mariano Vicén, que eran las afueras de la ciudad junto a la estación de San Francisco. Y montó una tejera.
Un hombre con visión de futuroUn hombre con visión de futuropionero. En la década de los 50 la provincia comienza a perder habitantes, lo que se nota en las líneas de viajeros y en la venta de coches, por lo que diversifica su negocio, siempre en torno al motor. Incluso fue el primero en establecer el servicio de autobús urbano, con trayectos al Duero, Las Casas, Los Rábanos y La Barriada. Yeso que solo existía el polígono industria de San Francisco, por lo que en este aspecto también fue pionero e incluso usó publicidad en los autobuses, mano a mano con Saturio Ugarte. En cuanto al tren, gestionó el despacho central de mercancías y en la estación abrió un servicio de autobús, alimentación y suministros. Según iban apareciendo marcas y modelos nuevos su negocio automovilístico iba creciendo y él contribuía a la motorización de la sociedad y la provincia. Vendía coches nuevos y tenía compraventa e incluso financiaba las operaciones y vendía seguros en la gestoría que montó. Ruiz Pedroviejo abrió, igualmente, una agencia de viajes en la calle Fueros y mantuvo el transporte de viajeros y para, por ejemplo, excursiones escolares. También realizó los primeros desplazamientos del Numancia, a cuyos jugadores que venían de fuera les ofrecía trabajo en los talleres.
Llegó a ser un gran empresario soriano por facturación y número de empleados. E incluso sus talleres funcionaban como una especie de Formación Profesional, porque allí se formaron muchos mecánicos que después pudieron abrir sus talleres. Formó parte de la Cámara de Comercio, de la que fue tesorero, y fue reconocido con la Medalla al Mérito del Trabajo de todas las cámaras.Fue concejal del Ayuntamiento de Soria desde la guerra hasta los años 50, no porque tuviera un perfil político, sino porque se quería tener en cuenta su opinión y era ecuánime  en los temas, que estudiaba a fondo y con visión positiva. Nunca fue un político del régimen ni militó en Falange, ni utilizó nunca su puesto para vender vehículos. Fomentó, además, la primera asociación del sector en Soria.
El proyecto de los cocherones se realizó en dos fases en los extensos terrenos de la calle Sorovega, donde vivió siempre con su familia. Se construyeron en los 30. Una obra ejemplar hoy en el olvido...


Más fotos:

Un hombre con visión de futuro
Un hombre con visión de futuro
Un hombre con visión de futuro
Un hombre con visión de futuro