De exámenes... a las cuartetas

Ana Pilar Latorre
-

La noche más mágica del año, la de San Juan, y las fiestas de las móndidas inundan las Tierras Altas de folklore. Las tres voluntarias nos cuentan su experiencia días antes de esta original celebración

De exámenes... a las cuartetas

Todo está ya listo para las fiestas de San Juan, declaradas de Interés Turístico a nivel nacional. Son las fiestas del Paso del Fuego, que se celebrará en la mágica noche de San Juan (este domingo), cuando los sampedranos repitan la proeza de caminar sobre las ascuas, algo que al parecer se denomina pirobacia. Ytambién son las fiestas de las  Móndidas, que ultiman los preparativos para representar a la localidad y dar continuidad al ritual de raíces celtíberas. Cada una de las móndidas esconde una bonita historia sobre la relación de su familia con San Pedro Manrique y Tierras Altas. 
Felisa Damiana Domínguez Borrego fue la primera de las móndidas en ofrecerse este año el día de la Cruz de Mayo, como manda la tradición. Por conocidos, llegó con su familia (su marido, su hija mayor y embaraza de la segunda) hace 23 años a San Pedro Manrique de tierras extremeñas, concretamente de Vegaviana (Cáceres). Después, les siguieron sus padres y hermanos de cada ella y su marido. «San Pedro nos ha aportado mucho y nos consideramos de aquí. La tierra tira, pero estamos habituados a estar aquí y hemos hecho nuestra vida aquí. Mi hija mayor se ha casado con un soriano y tengo una nieta soriana».
Sobre su ofrecimiento para ser móndida en 2019, explica que «tenía el gusanillo, porque lo vives y lo sientes. No había nadie y dije, ésta es la mía». Yes que, como dice, ha vivido lo que supone ser móndida con dos hijas, dos hermanas y dos cuñadas; y ahora le toca a ella. El hecho de que este año solo saliera ella de voluntaria el tres de mayo le hace pensar en los problemas que pueden surgir en los próximos años para encontrar móndidas, como ya ha ocurrido otras veces. «El problema es que no hay juventud, no hay quintas... Y muchas jóvenes se echan para atrás por el jaleo que puede suponer, que al final no es tanto», comenta. 
Ya tiene la cuarteta preparada, que ha escrito su cuñada Inmaculada Herráez y que habla de, por ejemplo, sus orígenes extremeños y su nieta Aitana; y la ropa ajustada. Su hija Ainara, de 12 años, será quien le acompañe y pasará el fuego con César Luis. Están preparando zurracapote y cañas y rosquillos extremeños, explica la «abuela móndida», como ella dice. Reconoce estar emocionada, tener una sensación que «no se puede explicar y los nervios a flor de piel». 
llegan a los árboles. Ya ensayaron las tres un fin de semana.Pero en el caso de Rut Hernández Fuentelsaz, que vive en Soria pero que hará la oposición este sábado en Salamanca, y Marina Pérez del Rincón, con raíces sorianas y afincada en Cádiz y que termina justo estos días los exámenes de Medicina en Granada, llegarán a tiempo a las fiestas y para ir a por el ramo que adornará la entrada de sus casas en fiestas. Rut siguió el sorteo de móndidas por Facebook, en un grupo del pueblo, y se enteró de que al haber solo una todos se pusieron manos a la obra. Sabía que quería serlo algún día con su prima Andrea. Finalmente, entre sus padres y otros familiares la convencieron y ella se dio cuenta de que era el mejor momento y la mejor manera de estrenar la casa de sus padres en el barrio de Soldevilla, donde hacía mucho que no había móndidas.
Sus padres están muy ilusionados, pero también su abuela, María del Rincón, que tuvo que emigrar muy joven a Madrid. «Cuando se lo dije, al principio, no se lo esperaba; pero ahora está más nerviosa que nadie pero también muy contenta e ilusionada», explica. Pasará el fuego con Ismael Luis, su primo, y la cuarteta se la ha escrito Julián Martínez, otro primo y actual alcalde. La composición se la aprendió en dos días, «es preciosa, me encanta. Ha sabido plasmar muy bien mi sentimiento por el pueblo». Además de la ayuda de su familia, destaca que «todo el pueblo se vuelca para que no falte nada».