1.200 personas se han enrolado en el Ejército en cuatro años

SPC
-

Una treintena de bases y acuartelamientos se reparten los cerca de 7.400 efectivos que el Ministerio de Defensa tiene desplegados en la Comunidad

Un grupo de militares desfila en Burgos - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Algo menos de 1.200 castellanos y leoneses se han enrolado en las Fuerzas Armadas en los últimos cuatro años a través de las distintas convocatorias de tropa y marinería realizadas por el Ministerio de Defensa, que en la Comunidad mantiene desplegados más de 7.300 efectivos repartidos en casi una treintena de bases y acuartelamientos. A esta cifra hay que sumar los 224 jóvenes de la Comunidad que han superaron este año la primera convocatoria de tropa y marinería realizada por Defensa y en la que se ofertaron 3.250 plazas, de las 132 correspondían a destinos en Castilla y León. Además, la próxima semana se realizará la segunda convocatoria, también dotada con más de 3.000 plazas a nivel nacional, informa Ical.
El delegado de Defensa en Castilla y León, el coronel Vicente González Martín, destaca que al contrario que en otras instituciones estatales, en las Fuerzas Armadas los efectos de la crisis se notaron menos, dado que a excepción del año 2011, cuando no se ofertó ni una sola plaza, el resto de los años las convocatorias se mantuvieron en unos niveles similares, lo que ha permitido alEjército que la tasa de cobertura de las plantillas de las unidades de Castilla y León se mantengan en porcentajes muy altos.
A su vez, este oficial zamorano también resalta el alto nivel de preparación de los aspirantes de las últimas convocatorias y asegura que casi la totalidad de los nuevos ingresos cuenta con el Bachillerato o con algún grado de Formación Profesional. 
Del total de militares desplegados en Castilla y León, unos 6.000 corresponden al Ejército de Tierra, que cuenta con unidades en todas las provincias de la Comunidad a excepción de Soria, Zamora y Palencia, y el resto, algo más de 1.300 al Ejército del Aire, que además de las bases de Matacán (Salamanca), de la Academia Básica del Aire situada en La Virgen del Camino (León), donde también tiene sede la Escuadrilla de Transmisiones número 8, y de la base de Villanubla (Valladolid), cuenta con un puñado de efectivos desplegados en Espinosa de los Monteros (Burgos) -Escuadrón de Vigilancia Aérea 12-, y en San Rafael (Segovia) -Escuadrilla de Transmisiones-.
En cuanto al Ejército de Tierra, León, Valladolid y Burgos, con mas de 1.500 efectivos, son las provincias donde se concentran la mayor parte de las tropas. En León destaca la base ‘Conde de Gazola’, en el municipio de San Andrés de Rabanedo, donde tienen su sede el V Batallón de la Unidad de Emergencias Militares (UME), el Cuartel General del Mando de Artillería, el Grupo de Artillería de Campaña II, el Grupo de Adquisición, Información y Localización II y el Grupo de Obtención por Sistemas Aéreos (Grosa). 
A su vez, en Astorga se encuentra el cuartel de Santocildes, sede el Regimiento de Artillería Lanzacohetes de Campaña nº 63, y en Cuadros, un polvorín del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).
Medio ambiente

Además de la UME, que lleva realizando misiones desde 2007, principalmente en tareas de extinción de incendios, desde 2017 el Ejército de Tierra también colabora en la protección del medio ambiente de la Comunidad a través del Grosa y de la vigilancia que realiza con sus drones en los montes de la comarca de El Bierzo. 
No obstante, el coronel González Martín explica además de estas misiones y de otras como la presencia de aviones del Ejército de Aire también en labores de extinción de incendios forestales, la mayoría de las unidades militares tienen protocolos de apoyo a la UME en caso de catástrofes.
El Empecinado

En Valladolid, El Empecinado, en Santovenia de Pisuerga, es la base más importante y sede de la Agrupación de Apoyo Logístico nº 61, del Grupo de Caballería Acorazado ‘Villaviciosa’ XII, y del Regimiento de Caballería Farnesio, el cuerpo de caballería más antiguo del Ejército que se remonta a 1649. 
Además, en la capital también tienen su sede la Academia de Caballería, en los acuartelamientos del General Shelly y del Teniente Galiana; el Centro de Mantenimiento de Armamento y Material de Artillería, y la Jefatura de la IV Subinspección General del Ejército (Palacio Real).