CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Abandonos en Ciudadanos

No hay día que no se produzcan bajas en Ciudadanos, y lo malo no es el creciente desafecto de los militantes por desacuerdo con las decisiones políticas de Albert Rivera, sino que algunas de las bajas son del máximo nivel.

El equipo económico ha quedado prácticamente desbaratado. A la fuga de Toni Roldán, referente del equipo junto a Luis Garicano, que se ha despegado de las decisiones que se toman en Las Ventas –sede central del partido- y se dedica en exclusividad a la política europea, se suma la anunciada por otro puntal económico, Francisco de la Torre, que se ha concretado ahora a través de una carta demoledora en la que expresa su desacuerdo con la marcha que impone Rivera en el partido. El principal foco de crítica lo centran todos los disidentes en la cercanía con Vox. Cercanía por otra parte muy sui generis, porque está ahí la foto innegable de Colón compartiendo espacio Ciudadanos con PP y Vox, pero Rivera se niega a sentarse con nadie de Vox … aunque se beneficia de los acuerdos a los que llega Vox con el PP, que a su vez hace importantes acuerdos con Ciudadanos para impedir gobiernos de izquierda.

Se produce esta crisis, paradójicamente, cuando Ciudadanos ha tenido el mejor resultado de su historia, hasta el punto de que Rivera se ha marcado como objetivo convertirse en líder de la oposición de un hipotético gobierno de Sánchez aunque no ha conseguido el ansiado sorpasso al PP. La lucha por ese liderazgo que mantienen Casado y Rivera no ha salido bien para Rivera en la sesión de investidura, con un lenguaje bronco, irrespetuoso en algunos momentos hacia el candidato a la presidencia de gobierno y sobre todo tan reiterativo en sus dardos contra Pedro Sánchez que llegó a provocar risa. Repetir gracietas siempre es un error, y más aun en un debate de tanta envergadura. El propio Manuel Valls, socio de Ciudadanos que se desenganchó del carro por discrepar de las alianzas con Vox –alianzas heterodoxas, votos sí pero fotos no- ha criticado el lenguaje parlamentario de Rivera, que considera impropio; sobre todo porque está dirigido a un presidente de gobierno aunque sea en funciones.

El lunes se celebra un consejo de Ciudadanos que Rivera pretende que sirva de base para elegir al equipo que va dirigir el partido en la nueva y azarosa etapa política que se avecina. Se renueva de arriba abajo el equipo económico, que estará dirigido por Marcos de Quinto, y se dará más cancha en la dirección nacional a voces importantes de la política catalana, que en gran parte han dejado Cataluña para hacer política nacional.

Se trata de voces que seguro darán impulso al partido. Pero, para desgracia de Rivera, de lo que más se habla es de sus contradicciones y de los dirigentes que se han marchado de Ciudadanos, más que de las nuevas incorporaciones.


Las más vistas

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales