CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Preparados para un otoño de infarto

Finaliza el curso político sin exceso de euforia, aunque en el PP encontramos a un Pablo Casado convencido de que ha creado el partido del futuro, con una renovación tan completa, tan de hachazo a los que cuentan con un pasado, que cuesta creer que el partido pueda salir potenciado por la incorporación de gente muy leal pero absolutamente desconocedora de las interioridades del partido e incluso del mundo político. La lealtad es clave en un partido, pero eliminar la experiencia de forma radical es un riesgo.

El PP, sin embargo, es un partido clave para abordar la siguiente etapa, sobre todo el otoño que se avecina. Como lo es el PSOE e incluso Ciudadanos aunque no cuenta con el marchamo de partido de gobierno ni siquiera en municipios medianos, lo que Rivera ha intentado paliar con los acuerdos a los que ha llegado con PP y Vox en esta legislatura.

El fin de curso ha demostrado que andamos faltos de figuras que provoquen confianza y la imprescindible sensación de que el país, tanto en el gobierno como en la oposición, cuenta con buenas manos. El PSOE vive una situación parecida a la del PP, con tanta renovación se ha empobrecido considerablemente; Ciudadanos es nuevo de por si, como Podemos, pero a uno y a otro les han abandonado muchos de los mejores por el presidencialismo llevado al extremo, convertido hoy en seña de identidad en los partidos españoles. Mala seña de identidad. El nacionalismo catalán se ha convertido de un independentismo que produce profundo rechazo al asentarse en la ilegalidad, la inconstitucionalidad y el engaño sistemático, y solo el PNV mantiene sus esencias y la fórmula que le ha dado tan buenos réditos: un presidente del partido, un distinto presidente del gobierno, y pactos a derecha a izquierda velando siempre por los intereses vascos.

Con estas mimbres, que en los últimos meses han mostrado descarnadamente sus múltiples agujeros, sus deshechuras, hay que abordar un otoño demencial, con la incertidumbre de que la falta de pactos de investidura puede provocar una nueva convocatoria electoral en el peor de los momentos y sin que exista un partido en el que confiar plenamente. Todo ello además con una sentencia sobre los dirigentes independentistas que cumplen prisión preventiva; sentencia que, sea cual sea la condena –porque habrá algún tipo de condena- alentará aún más los movimientos secesionistas.

Hay por tanto asuntos de la máxima relevancia que abordar en cuanto los políticos finalicen sus días de vacaciones. Y se iniciará la rentrée con nueva ronda de consultas del Rey, los seguros contactos de dirigentes socialistas con otras fuerzas para intentar la continuidad de Sánchez en la presidencia… y con cuatro mujeres con personalidad propia como portavoces de los cuatro partidos mayoritarios, Lastra, Alvarez de Toledo, Arrimadas y Montero. Una nueva e ilusionante situación: han llegado merecidamente, por su esfuerzo, no por cuotas.


Las más vistas

Carta del Director

Revuelto micológico

No 'rumanicemos' el delito, detrás de cada recolector ilegal hay un comprador que alimenta esa práctica. También se da una suerte de nacionalismo setero: con tanto acotado, el aficionado medio va a precisar de escuadra y cartabón para salir al monte

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales