La magia invade el mundo

Sara Borondo
-

'Harry Potter's Wizards Unite': La realidad aumentada lleva a las calles el universo de pócimas y hechizos desarrollado por J.K. Rowling

La magia invade el mundo

El universo creado por J.K. Rowling nunca ha sido tan real como ahora. En este momento miles de magos recorren las calles intentando que la magia siga siendo un secreto para quienes no tienen poderes, los muggles. El encargado de lograrlo ha sido Niantic, un estudio que nació dentro de Google para aprovechar la información de Google Maps y después se independizó para crear algunos de los primeros juegos que emplean realidad aumentada (RA), una tecnología que hace aparecer en las pantallas objetos virtuales dentro del mundo real. 
Ingress fue el primer título del estudio y consiguió un éxito moderado que se ha extendido en el tiempo y hasta ha dado lugar a una serie de animación de Netflix. Pero el gran éxito llegó en julio de 2016 con el lanzamiento de Pokémon Go! Millones de jugadores llenaron las calles capturando pokémon y realizando raids. Pasada la fiebre de los primeros meses ha quedado una base de jugadores lo suficientemente importante como para que solo en abril la empresa haya ingresado 65 millones de dólares, una cantidad absurdamente alta para un juego gratuito lanzado hace tres años.
Niantic apuesta ahora, en colaboración con el sello de Warner Portkey Games por la magia de Harry Potter. Aunque el arranque del juego ha convencido a más de 400.000 jugadores, no está siendo el éxito arrollador de 2016, entre otras razones porque los aficionados a Pokémon eran ya jugadores de videojuegos y el funcionamiento básico del juego se entendía en apenas unos minutos mientras que los de Harry Potter -los potterheads- tienen como referencias sobre todo los libros y las películas. 
Harry Potter: Wizards Unite se dirige a los lectores de la obra de Rowling y ha desarrollado un juego que profundiza mucho en los libros de Potter, sus personajes y todos los seres mágicos que aparecen en ellos, lo que hace al juego especialmente atractivo para los mejores conocedores de los libros, pero más complicado de entender para los legos en el universo Rowling. Esa misma profundidad hace que Wizards Unite no anime. Por eso mismo obliga a pararse y leer más que a recorrer las calles
El juego parte de la idea de que ha ocurrido una catástrofe y el mundo real se ha llenado de objetos y seres mágicos que el jugador debe ir recuperando, junto al resto de magos del mundo, al objeto de que la magia siga siendo un secreto para los muggles. El mundo de juego es el real gracias a Maps, y sobre él se dibujan torres e invernaderos en los que adquirir energía para realizar hechizos y pociones.
La RA muestra también dónde hay energía mágica que puede deberse a que haya que recuperar algún objeto o ser a base de dibujar hechizos en la pantalla o a seres mágicos con los que hay que pelear atacando y esquivando con la varita. Al subir de nivel los jugadores eligen destrezas diferentes y cooperan entre sí para ganar combates. Los micropagos  llegan en forma de objetos que ahorran tiempo para ir progresando. El juego está traducido en un castellano neutro, con algún término traducido de forma farragosa.
Wizards Unite se ve realmente bonito, algunas animaciones son hipnóticas y los apasionados de Harry Potter verán incentivos para pasar muchas horas con el móvil en la mano intentando descubrir la historia del juego.