scorecardresearch

Líderes y Maguire

Diego Izco
-

El defensa más caro de la historia corría delante de la Policía griega hace un año en Mikonos

Líderes y Maguire

El pasado verano (20 de agosto), Harry Maguire fue detenido por la Policía de Mikonos (Grecia) por protagonizar primero una pelea en un bar junto a otros turistas, por intentar escapar de la policía a la carrera, por agredir física y verbalmente a un grupo de agentes ya en comisaría y después intentar sobornar a uno de ellos. Hace 40 días (1 de junio) Gareth Southgate fue muy criticado por convocar a Maguire, que no había jugado en el último mes debido a una lesión y que se perdía, como mínimo, el debut de Inglaterra en la Eurocopa. Poco o nada es normal o pacífico alrededor del gigantón de Sheffield (5 de marzo de 1993), el jugador más corpulento de la Eurocopa por encima de Lukaku: 1,95 metros y 100 kilos.

Todo en Maguire es excesivo. Tiene el aspecto de beberse las pintas de dos en dos hasta que salgan impares y el gesto confundido, pero de algún modo natural lidera desde el eje de la zaga a esta Inglaterra de Southgate, su gran valedor: «Su apoyo siempre ha sido grande. Durante ‘aquello’ (la gran crisis de Mikonos) fueron muchos sus mensajes y sus llamadas. Por eso cada vez que salgo al campo intento devolverle esa confianza».

 

Moderno

Así como a la derecha (Chiellini) figura el penúltimo representante de la vieja escuela, Maguire es uno de los exponentes del central diseñado para el ‘neofútbol’ de músculo y máxima intensidad: fuerza, velocidad, juego aéreo y cierta tranquilidad con la pelota en los pies. «Puede parecer lento o torpón (al estilo de Sule, del Bayern, otro bigardo de 1,95 y 98 kilos), pero nada de eso: tiene mucha seguridad en lo que hace», decía Karanka, uno de los que quiso ficharle cuando militaba en el Southampton.

«Les falta el mejor», fue una de las frases de Emery para motivar a sus jugadores ante la final de la Europa League: sin Maguire, el United perdía algo más que a muchacho de los 87 millones de euros (el defensor más caro de la historia del fútbol), sino al jefe: el futbolista que da personalidad a todo el equipo. Como esta Inglaterra llena de talento pero pocos con pinta de líderes.