Mata a su mujer, hiere a su hijo y se suicida en Burgos

SPC
-

La Guardia Civil investiga el caso como un presunto homicidio en el ámbito familiar en el que ha muerto una mujer de 55 años a manos de su marido, de 56, en el municipio de Villagonzalo Pedernales

Mata a su mujer, hiere a su hijo y se suicida en Burgos

El subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, confirmó esta tarde que la muerte de un matrimonio en Villagonzalo Pedernales, donde también uno hijo de la pareja ha resultado herido por arma de fuego, se debe a un nuevo caso de violencia de género, el segundo que se registra en la provincia de Burgos en el mes de julio. Según De la Fuente, el marido, que tenía licencia de armas desde hace una década, mató a su mujer con una escopeta y posteriormente hirió a un hijo de 29 años, antes de suicidarse.

Fue otra hija del matrimonio quien localizó los cuerpos sin vida de sus padres alrededor de las 13.45 horas de este mediodía, en diferentes estancias de la vivienda familiar. De la Fuente confirmó que no había denuncias previas ni se tenía constancia de la existencia de ningún tipo de problema en la pareja, por lo que por ahora no se maneja ningún móvil que haya podido provocar lo sucedido, que ha provocado una gran conmoción en la localidad del alfoz burgalés.

Este hecho dificulta la investigación, que sigue en marcha para intentar determinar lo sucedido este mediodía. Todo apunta a que el hombre, que fue localizado en una habitación diferente de la casa y con la escopeta en sus manos, disparó a su mujer, Josefa Santos, y malhirió al hijo de ambos, que fue localizado con una herida “grave” en el cuello, que toca a la médula, y sin poder moverse, y fue trasladado al HUBU donde está siendo intervenido quirúrgicamente. “Todo apunta a que el arma en manos del marido causante de los disparos ha sido lo que ha ocasionado la muerte de ambos”, afirmó De la Fuente.

El subdelegado del Gobierno aclaró que el presunto autor de los disparos disponía de licencia de armas, tanto de escopeta como de rifle, desde hacía una década, y tras rastrear las autorizaciones de las licencias, se ha visto que “todo estaba en perfectas condiciones”, igual que los psicotécnicos. “Era una persona absolutamente autorizada para el manejo de estas armas”, aclaró el subdelegado, quien informó de que la propia hija había descartado la existencia de problemas en la pareja. “A priori era una pareja normal, por lo que hemos podido constatar en todos los sentidos”, continuó.

Los vecinos de la zona reconocieron haber escuchado disparos a primera hora de la mañana y luego un nuevo disparo alrededor de las 13 horas. En relación a este asunto, el subdelegado del Gobierno en Burgos insistió en que “todo está en investigación” aunque todo apunta a que “ha habido un tiempo entre unos hechos y otros”.

Por último, De la Fuente reconoció que hechos como este, el segundo de estas características que se ha registrado en la provincia de Burgos este mes, deja “emocionalmente tocados” porque “son personas” que representan “a gente con la que te has cruzado, que convive con nosotros, y eso emocionalmente te deja tocado, porque son nuestros vecinos”, concluyó.

Según los testimonios de los vecinos de la zona y recogidos por Ical, a primera hora de la mañana se escucharon varios disparos procedentes de la casa, y posteriormente, en torno a las 13 horas se escuchó otro. El suceso ha conmocionado a los vecinos, ya que la mujer del matrimonio trabajaba en el comedor del colegio y era conocida muy conocida en el municipio. Además, según afirmaron los vecinos, nunca habrían dicho que la pareja tenía problemas, “eran una pareja muy feliz”, aseguró una vecina de la zona, “salían siempre juntos a pasear”.

La alcaldesa de Villagonzalo Pedernales, Purificación Ortega, indicó que se trataba de una familia “muy apreciada”. El Ayuntamiento de Villagonzalo ha convocado tres días de luto por el suceso, y mañana tendrá lugar una concentración de silencio a las 12 horas en la plaza de la Constitución, lugar donde se encuentra el Consistorio.

Josefa Santos, de 55 años, se ha convertido en la tercera víctima que se cobra esta lacra en Castilla y León en lo que va de año. La primera víctima de la violencia de género en Castilla y León este año fue una anciana de 95 años asesinada en una residencia de la localidad de Toreno (León) por su marido, el 11 de enero. Tras la agresión, la mujer fue trasladada al Hospital del Bierzo, donde falleció tres días después. El presunto asesino, también de 95 años, fue detenido por la Guardia Civil y prestó declaración ante el Juzgado.

La segunda víctima mortal fue Monika Asenova, de 28 años, asesinada el pasado 8 de julio en Salas de los Infantes (Burgos) por su pareja, un varón de 39 años. Ambos de nacionalidad búlgara y con dos hijas de 13 y 14 años, vivían desde hacía once en el municipio burgalés. Horas después de cometer el asesinato, el autor del crimen se personó en el cuartel de la Guardia Civil y confesó los hechos. Al día siguiente, también fue detenido su hermano, acusado de agredir a la víctima en ausencia de su marido.

A nivel nacional ya son 36 las víctimas mortales que se ha cobrado la violencia machista en lo que va de año y 1.011 desde que se inició un registro oficial de víctimas mortales de este delito en 2003.


Las más vistas