COLABORACIÓN

Fernando Lussón

Periodista


“España Suma”… poco

El éxito de la fórmula Navarra Suma, la coalición de UPN, PP y Ciudadanos, en las elecciones autonómicas que ganaron en esa comunidad, aunque no le haya servido para gobernar, ha animado a la dirección del PP a armar un proyecto similar para el conjunto del país España Suma y para cada una de las comunidades autónomas que pretende reagrupar a todo el centroderecha y evitar la dispersión del voto que ha llevado al PSOE a ganar en casi todas las comunidades autónomas y los principales ayuntamientos.

Navarra, sin embargo, tiene una situación singular por sus propias especificidades históricas y políticas recientes y su caso no es extrapolable al resto de España. Precisamente, porque si hay divisiones en el centroderecha es debido a la propia acción política del PP que las hizo posibles en el caso de las formaciones regionales a las que ahora también se dirige, bien porque no supo ver las consecuencias de la escisión de Vox en su momento y no trabajó para atajarla, o bien porque el destinatario principal de la oferta, el partido que puede sumar de forma determinante, Ciudadanos, ya ha dado por abortada la iniciativa salida de la fábrica de ideas que comandan el secretario general del PP, Teodoro García Egea y Cayetana Álvarez de Toledo, que tiene más de las famosas ocurrencias que se pregonaban de los adversarios socialistas que de una propuesta política de calado.

Ciudadanos, el socio competidor del PP, que llegó a acariciar el sorpasso, no renuncia a esa posibilidad y de ahí que se haya escorado a la derecha abandonando el centro progresista como ha demostrado en su política de alianzas. Vox es por tanto el principal objetivo de España Suma. Los acuerdos autonómicos alcanzados en Andalucía, Murcia y Madrid, con la asunción de muchas propuestas y el lenguaje del partido de ultraderecha sumado al declive electoral que las encuestas vaticinan para Vox podría hacer que la derecha, en lugar de partida en tres, dos mitades. El PP volvería a ser el partido que aglutinara a los conservadores de toda condición. Vox, por el momento, no ha dicho nada sobre España Suma.

En las comunidades autónomas, la propuesta tampoco tiene muchas posibilidades de prosperar. El Partido Regionalista de Cantabria, se encuentra cómodo en los acuerdos con el PSOE que no le intenta laminar como pretendió en su día el PP; en Asturias, Foro, ha concurrido en las listas a las generales junto al PP. Pero tiene su razón de ser en la pugna autonómica o municipal sino quiere desaparece como partido, a la espera de que se resuelvan unas disensiones ideológicas inexistentes. El PAR aragonés acaba de pactar con el PSOE el Gobierno de Javier Lambán, y el resto de partidos regionalistas son imperceptibles. Tampoco parece que la situación política nacional sea tan grave como para tratar de montar una CEDA.

El partido de Albert Rivera también se ha dado cuenta de que la propuesta tiene un interés inmediato con Cataluña Suma, ante la posibilidad de que se convoquen elecciones autonómicas tras conocerse la sentencia del procés. En este caso la maniobra del PP es evidente ante el riesgo de quedarse sin representación parlamentaria en Cataluña y Ciudadanos no acudirá acudir en su rescate cuando se trata de mantener la preminencia en su feudo.

De momento, España Suma suma poco.    


Las más vistas

Opinión

Negro, varón y joven

Aunque los inmigrantes hace más de veinte años que conviven con la población soriana, el racismo y la desconfianza hacia los que no son autóctonos están a la orden del día