El Río Duero Soria apuesta por la cantera

S.Recio
-

El Río Duero Soria incorpora esta temporada a Lucas Lorente y Adrián Olalla, dos de las perlas de su cantera, que llegan con la intención de aprender y la ambición de debutar

El Río Duero Soria apuesta por la cantera - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

Apuesta por la cantera

A todo buen club que se precie siempre le ha gustado presumir de cantera. La formación de jugadores se ha convertido en una de las facetas más importantes en el deporte. Conseguir buenos jugadores a coste cero a los que inculcar la filosofía del club supone un ahorro económico y una garantía de implicación que en muchas ocasiones no es posible con grandes fichajes. El Río Duero Soria se muestra ahora orgulloso de incorporar en una misma temporada a Lucas Lorente y Adrián Olalla. Ambos comenzaron a jugar en Soria, pasaron por la concentración permanente de la selección española en Palencia y ahora regresan a la disciplina celeste para cumplir su sueño de debutar en la Superliga de Voleibol.
Sus inicios se remontar a la Primaria. Lucas recuerda que jugaba prácticamente a todo, «fútbol, baloncesto, tenis y voleibol». Fue en un entrenamiento del ya desaparecido Numancia cuando se lo empezó a tomar más en serio, «conocí a Manu Salvador y en ese momento me dediqué más a fondo a este deporte». Olalla lo recuerda de otra forma, «iba a recoger a mi hermana después de sus entrenamientos con el Santo Domingo y allí me entretenía jugando con Elías Terés». No han dejado de jugar y mejorar, y el destino llevó a ambos al lugar en el que se forman los grandes jugadores sub-16, a la concentración permanente de la selección española.
palencia. La Federación Española de Voleibol apuesta por concentraciones permanentes de tres años para formar a las grandes promesas de este deporte. Palencia se encarga de acoger a los jugadores en sus años previos al salto profesional. Lucas Lorente llegaba oficialmente como receptor y líbero, pero en su último año algo se había fraguado en Soria, «Serrato, Guiu y Romera, me probaron como colocador y cuando llegué a Palencia decidieron que esa sería mi posición». Fueron años duros, «entrenamos mucho más y además me tenía que adaptar a una nueva posición». Allí explotó de forma asombrosa, «es ahora mi sitio y he mejorado mucho, me siento cómodo siendo colocador». 
Adrián Olalla es un caso todavía más llamativo. Con grandes características ofensivas, su sitio ha estado en la recepción, «pero en Palencia vieron que podía ser un buen opuesto y empecé a entrenar para mejorar como jugador de ataque». Explotó en el pasado Campeonato de España juvenil, «venía de un año malo y allí todo funcionó». El tercer puesto de los celestes llegó acompañado del MVP de Olalla, «cada partido me fui creciendo y disfruté muchísimo de ese torneo». Todas las miradas estaban puestas en ellos y el Río Duero Soria tenia claro que estos jugadores debían volver a casa.
superliga. El mercado de fichajes está siendo muy llamativo en Soria. El Río Duero ha cerrado grandes nombres como Xavi Folguera o Gerard Osorio. El colocador y el opuesto serán titularísimos en el nuevo proyecto de Manuel Sevillano. Había mucha curiosidad es saber quiénes serían sus teóricos suplentes y la elección ha sido la cantera. Adrián Olalla se muestra muy motivado en compartir puesto con Osorio, «es un gran atacante y con mucha experiencia, quiero aprender mucho de él». Y no solo eso, «el objetivo también es jugar todo lo que pueda, aprovechar las oportunidades». Para conseguirlo «lo voy a dar todo, el sueño es debutar en Superliga».
Lorente muestra también esa ambición, propia de jugadores que tienen estrella, «mi momento soñado es cuando consiga debutar y el instante en el que logre mi primer punto». Hasta que llegue ese momento entrenará con Folguera, «ha jugado en el extranjero y en la Champions, no hay mejor maestro para empezar». Ya se sabía del talento de estos jugadores y ahora vuelven a casa, a Soria, para demostrar que ya no son niños. Defenderán la elástica celeste con la ilusión de un debutante pero también con la pasión de demostrar todo lo que han aprendido en su casa.