TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Esos chavales de azul

Vamos con una de internacional antes de que LaLiga, nuestra Liga, nos agarre por la solapa y nos zarandee sin compasión durante 10 puñeteros meses: Supercopa de Europa. Dos ingleses, claro, habida cuenta de que fueron cuatro los protagonistas de las respectivas finales. De rojo, el Liverpool de Adrián, sobre quien ya habrán leído todo y no debo añadir más que un «Olé tus bemoles» a la enésima reedición del cuento de la Cenicienta. Y de azul, el Chelsea de… ¿Quién?

Roman Abramovich (que en 2006 tocó cima según Forbes: alcanzó la undécima fortuna del mundo) aterrizó en Londres en 2003 y compró un club que en 100 años de historia apenas lucía una Liga y dos Recopas como chapas más guapas en la pechera. Empezó a meter libras y a coleccionar cromos con el objetivo de inyectar gloria en el palmarés blue; y en apenas tres lustros, cinco Ligas, una Champions, dos Europa League y 10 de esas tres Copas que juegan los ingleses.

¿Qué puede motivarle al ruso hoy por hoy? Devolver el equipo al pueblo, que Stamford Bridge vuelva a sentir el equipo como algo suyo y no como una colección megalómana de un oligarca, un presidente yanqui (Bruce Buck) y entrenadores y jugadores más próximos a eso de los mercenarios que al amor por un escudo.

De entrada, Frank Lampard (cuarto jugador de la historia del Chelsea con más partidos) ha llegado al banquillo. Y de salida, la Supercopa: los cuatro cambios azules dieron entrada a Tomori, Mount, Abraham y Barkley; los tres primeros, canteranos de 21 años. Atrás quedaron los tiempos de los gastos demenciales en glorias consagradas. Es la época del chaval: Pulisic, por ejemplo, ha llegado con 20 años. Y el aficionado, incluso en algunas derrotas, está orgulloso de su equipo. Algo está cambiando al sur de Hyde Park… ¿y en el fútbol en general?


Las más vistas

Opinión

Ahí te pudras

Roza la estulticia la argumentación con la que la consejera Casado asegura que mejorará la asistencia sanitaria