Lagarde defiende la política monetaria acomodaticia del BCE

EFE
-

La futura presidenta del Banco Central Europeo cree necesario mantener una línea que permita llevar a la inflación a una cota próxima al 2%. La francesa obtiene el visto bueno de la Eurocámara para su nombramiento

Lagarde defiende la política monetaria acomodaticia del BCE - Foto: FRANCOIS LENOIR

La designada para presidir el Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha afirmado hoy que todavía es necesaria una política monetaria acomodaticia en la eurozona para hacer repuntar la inflación, en línea con la posición del actual consejo de gobierno del emisor europeo.
"Los retos que justifican la política actual del BCE no han desaparecido", dijo Lagarde en una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo antes de su confirmación para el cargo.
"Por lo tanto estoy de acuerdo con la opinión del consejo de gobierno de que una política altamente acomodaticia está justificada por un prolongado período de tiempo con el fin de llevar la inflación a (una cota) por debajo pero próxima al 2%", dijo en referencia al objetivo de inflación que debe asegurar el BCE según los tratados.
Añadió, no obstante, que hay "cuestiones en el horizonte que tendrán que ser abordadas" y, en este sentido, subrayó la necesidad de ser "conscientes sobre los potenciales efectos colaterales" de la política monetaria acomodaticia.
La exdirectora gerente del FMI y exministra de Economía francesa aseguró que, si se confirma su cargo al frente del BCE, combinará su "compromiso con el mandato" que tiene el emisor según los tratados europeos "con agilidad para adaptarse conforme el mundo cambia".
Afirmó asimismo que trabajará por la inclusividad y diversidad en la institución.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea nominaron en julio a Lagarde para suceder a Mario Draghi al frente del BCE cuando expire el mandato del italiano el 31 de octubre.
Tanto la Eurocámara como el BCE se pronuncian sobre los nombramientos de los miembros del directorio ejecutivo del emisor europeo, aunque su opinión no es vinculante, con lo que en la práctica no pueden vetar la elección de los países.
El BCE ya dio su visto bueno en julio a la candidatura de Lagarde y hoy la comisión parlamentaria ha respaldado su nombramiento. Los eurodiputados dieron su visto bueno por 37 votos a favor, 11 en contra y cuatro abstenciones.
La francesa asumirá el cargo el 1 de noviembre por un periodo de ocho años, con lo que se convertirá en la primera mujer al frente del BCE tras haber sido también la primera jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI)