La Justicia falla en contra del Girona-Barcelona en Miami

Agencias
-

La jueza resuelve que la RFEF tenía derecho a negarse a la realización del partido liguero en territorio estadounidense, tal y como quería hacer LaLiga. Tebas acusó a Rubiales de conducta ilícita de competencia desleal por rechazarlo

La Justicia falla en contra del Girona-Barcelona en Miami

La titular del jugado de lo Mercantil número 12 de Madrid, Ana María Gallego, desestimó la demanda de LaLiga contra la decisión de la Federación Española de Fútbol (RFEF) de no autorizar que el partido de la temporada pasada Girona-Barcelona se jugara en el Hard Rock Stadium de Miami.

Según la juez, la RFEF no incurrió en conducta ilícita de competencia desleal al no autorizar de inicio la celebración del encuentro, ya que "la organización de competiciones por LaLiga debe realizarse en coordinación" con la RFEF.

Tampoco la magistrada considera que este organismo pretendiese impedir a la Liga la explotación internacional de su competición para anteponer la de la Supercopa que se jugó en Tánger.

La sentencia hecha pública este viernes señala que "la solicitud de documentación efectuada por la RFEF con carácter previo a su toma en consideración no puede ser calificada como excesiva o efectuada con un ánimo de obstrucción y obstaculización, sino que dada su función de coordinación debe sopesar los distintos intereses en conflicto".

"La RFEF no negó la autorización, pues como el partido estaba previsto para el 26 de enero de 2019, disponía de plazo hasta el 5 de enero de 2019 para formar adecuadamente su voluntad y decidir si autorizaba o no el encuentro, y en el primer caso para solicitar autorización a la UEFA. Sin embargo, el Fútbol Club Barcelona renunció a la disputa del partido en Miami", añade.

También se refiere a la comunicación que la RFEF mantuvo con la FIFA sobre la pretensión de LaLiga y la respuesta que el organismo internacional le dio, tras analizar su solicitud y las enviadas por la Federación de Estados Unidos y la CONCACAF.

En la misma, la FIFA reiteró que su Consejo, el 13 de diciembre de 2018, "acordó resaltar el principio general deportivo mediante el cual, los partidos oficiales de una competición nacional regular deben disputarse en el territorio de la misma asociación nacional. Esto conlleva la necesidad de no autorizar el partido".

La juez tampoco considera que la RFEF pretendiera impedir a la Liga la explotación y promoción comercial internacional de su competición, para anteponer la explotación de otras que sí organiza como la Copa y la Supercopa de España en Tánger, según argumentó la patronal en su demanda, en la que se refirió a la facilidad con la que se acordó la celebración de esta última fuera de territorio nacional.

"No es lo mismo una competición con decenas de participantes, que otra con dos o cuatro equipos, ni la venta de entradas se realiza con carácter previo a que se conozca el lugar de celebración, ni han de coordinarse dos entidades organizadoras, más allá de las comunicaciones debidas con el Reino de Marruecos, por ejemplo (...) obvia la distinta estructura competitiva", sostiene.

Ante el reproche que LaLiga efectúa a la RFEF por sus contactos y negociaciones con la compañía Relevent, con la que la primera tiene un acuerdo que incluye la posibilidad de jugar un partido en Miami, la juez afirma que "no cabe entender acreditado que la RFEF pretendiera obstaculizar las relaciones contractuales entre LaLiga y la entidad Relevent".

"Tampoco que la conducta de la RFEF estaba abocada a la obtención de información privilegiada de los términos económicos de acuerdo con Relevent, para utilizarlos en beneficio propio", ni queda acreditado que RFEF "vinculara o condicionara la celebración de contrato alguno en relación a los derechos audiovisuales de su exclusiva competencia, con las concretas circunstancias del partido objeto del procedimiento".

 

LaLiga recurrirá

LaLiga mostró su respeto por la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 12 desestimando su demanda sobre la no celebración del Girona-FC Barcelona en los Estados Unidos, pero confirmó que la recurrirá, considerando que la coordinación para organizar competiciones junto a la RFEF "no puede estar basada en decisiones arbitrarias y contra el mercado de la competencia".

"Desde LaLiga respetamos, pero no compartimos el fallo del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid respecto a la celebración de un partido de LaLiga en Estados Unidos, por lo que recurriremos la decisión", subrayó LaLiga en un comunicado tras conocer la sentencia desfavorable.

La patronal de clubes "no duda que haya que coordinar la competición con la RFEF", tal y como señala el dictamen, pero advirtió que dicha coordinación "no puede estar basada en decisiones arbitrarias y contra el mercado de la competencia".

"Seguiremos defendiendo nuestros derechos y el de los clubes. Jugar UN partido de LaLiga en el extranjero, como ya hacen otras ligas de otros deportes como la NBA o la NFL, por ejemplo, es algo muy positivo para el crecimiento de la competición, para nuestros aficionados globales y hasta para la propia RFEF", añadió.

Por ello, LaLiga continuará trabajando en otros aspectos de su "expansión internacional". "LaLiga ya cuenta con 11 oficinas y 46 delegados alrededor del mundo, más 100 millones de seguidoresglobales en redes sociales en las que hablamos 18 idiomas, y más de 80 acuerdos con operadores de televisión internacionales", apuntó.

En este sentido, recordó que es "Embajadora Honoraria de la Marca España en su categoría de Relaciones Internacionales por su trabajo alrededor del mundo" y que la industria del fútbol profesional genera el "1,37 por ciento del PIB español, 185.000 empleos y 4.100 millones deeuros en impuestos". "Con la celebración de un partido fuera de nuestras fronteras podremos seguir creciendo y generando riqueza para toda la sociedad española", afirmó.

"Sabemos que no es un camino fácil, pero consideramos que debemos seguir en la línea marcada para, no solo crecer, si no también defendernos de la gran competencia global", sentenció LaLiga.