«Las secuelas de la COVID son un tratado de patologías"

Nuria Zaragoza
-

Ruiz Liso compara la situación con lo vivido en el Síndrome Tóxico y asegura estar «muy preocupado»

«Las secuelas de la COVID son un tratado de patologías" - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

«Las secuelas de la COVID-19 son como un tratado de patologías. Hay cantidad de secuelas, leves y graves. Estoy muy preocupado por los efectos que provoca la enfermedad a quien la ha padecido, por el post COVID». Las palabras son del doctor Juan Manuel Ruiz Liso, director de la Fundación Científica Caja Rural, y dejan en evidencia los primeros resultados del estudio en el que trabaja en estos momentos para conocer ‘los signos y síntomas de los pacientes con coronavirus no hospitalizados que han pasado la enfermedad en sus domicilios’, una investigación cuyos resultados definitivos no se conocerán hasta julio-agosto. 
El proyecto, basado en una encuesta donde los afectados indican cómo han padecido la enfermedad y las secuelas que padecen, comenzó hace poco más de un mes y en este tiempo ha conseguido reunir ya más de un millar de participantes anónimos. El objetivo es alcanzar las 1.100 encuestas, anuncia Ruiz Liso, quien considera que es una cantidad ya «suficiente para tener una significación estadística». Una vez se disponga de todos los datos, se procederá al análisis y la elaboración de las conclusiones, un trabajo que se espera tener este verano pero que, avisa ya su autor, se va a ver alterado respecto de los planes iniciales. «Ha cambiado la estrategia a la vista de las respuestas que estamos teniendo y lo primero que vamos a hacer es analizar las secuelas, porque hemos visto que urge. La gente relata lo mal que lo ha pasado y estamos viendo que hay cantidad  de secuelas de todo tipo, leves y graves, y que no hay órgano que no haya afectado el virus. Es tremendo lo que estamos viendo y, por ello, creo que lo prioritario debe ser eso y, luego, extraeremos la parte puramente estadística, donde se podrá analizar el efecto de la enfermedad en Soria según perfiles de población», justifica Ruiz Liso. 
herpes, diarreas, alopecia... A la vista de las «pequeñas historias clínicas» que los encuestados han manifestado en el apartado de ‘secuelas y observaciones’, Ruiz Liso explica: «Pienso que el virus ha cambiado la estructura molecular de muchas vísceras, órganos y sistemas. No es normal que haya diarreas que llevan más de dos meses y medio;que haya muchas personas que se les cae el pelo (alopecia total o parcial);que después de haber pasado la COVID, tras mes o mes y medio, aparezcan herpes; hay secuelas también de tromboflebitis, trombosis, dolores de espalda, neuropatías, trastornos psicológicos, cuadros de hipertensión, de modificación de la diabetes, problemas dermatológico... Es un tratado de patologías», resume el doctor soriano, quien reconoce estar «muy preocupado por los efectos secundarios en las personas que han padecido la enfermedad. 
El director de la FCCR compara la situación que se está encontrando con un hecho que le tocó vivir cuando ejercía como especialista de anatomía patológica, el Síndrome Tóxico de 1982 (la denominada enfermedad de la colza). 
ya se vio en 1982. «Entonces, al principio no se veía la patología, pero luego empezó a haber unas patologías que yo nunca había visto antes. Lo que pasó entonces con el Síndrome Tóxico está pasando ahora, pero no sabemos aún en qué cuantía ni cómo va a terminar», avisa. 
Ante esta situación, considera necesario crear, como ya se hizo en su momento con el Síndrome Tóxico, «una unidad de seguimiento y tratamiento post COVID» para analizar las secuelas de la enfermedad, «porque es muy distinto lo que da la enfermedad, de las secuelas de la enfermedad». Explicado de forma muy gráfica, apunta, es como si hubiera tres enfermedades ligadas al SARS-CoV-2:la enfermedad que se ha atendido en los hospitales, que se ha manifestado en forma de neumonías; la enfermedad de quien lo ha padecido en casa (con dolor de cabeza, diarrea, falta de apetito, fiebre...); y los efectos o secuelas, «que es como si fuera otra enfermedad con muchos síntomas y signos que están teniendo ahora en el post COVIDy que, sorprendentemente, no se han visto en el COVID». «Como si hubiera habido una enfermedad y, ahora, viene la segunda parte de esa enfermedad, que no tiene nada que ver con la primera», resume. 
Precisamente para analizar esta situación, el doctor Ruiz Liso ha propuesto a los responsables sanitarios la creación de una «unidad interdisciplinar específica para la detección y seguimiento de secuelas post COVID». Lo hizo esta semana durante el Consejo de Salud de Área, donde interviene como representante de FOES. La idea fue valorada por la Gerencia, que la próxima semana pondrá en marcha una consulta de seguimiento de pacientes COVID. 
Las secuelas es la parte que más ha despertado el interés del doctor soriano en las primeras semanas de trabajo de su estudio, no obstante, hay también otros aspectos que le han llamado la atención y en los que trabaja de cara a la extracción de conclusiones. Entre otros, que «el virus está en Soria desde Navidades», según han manifestado algunos encuestados, y que «el personal sanitario fue el primer pagano, porque se enfrentaron al virus creyendo que era una gripe rara y se contagiaron». A partir de ahí, ellos mismos pudieron contagiar a otros pacientes sin ser conscientes. También, que «es probable que la inmunidad en Soria supere lo que indica el estudio de seroprevalencia y roce el 20%».