Radioterapia retrasaría la segunda fase del hospital

Nuria Zaragoza
-

El director de Gestión advierte de que «supondrá una modificación sustancial del proyecto» y buscar y una ubicación acorde

Radioterapia retrasaría la segunda fase del hospital

La sanidad en Soria, lejos de la visión negativa que a veces se proyecta de ella, tiene también «oportunidades». En primer lugar, porque el modelo de integración entre Atención Primaria y Especializada impulsado desde Soria y «que se intentar exportar a otras provincias» se ha «consolidado» y eso supone «mejor atención, ser más resolutivos, más cercanos», destaca el director de Gestión, José Luis Vicente, quien recuerda el reconocimiento de Aenor (Sello de Excelencia Europea EFQM 500+). 
A esto hay que sumar «la construcción de nuevas infraestructuras» que «mejorarán las instalaciones sanitarias de la provincia». La segunda fase de las obras del hospital Santa Bárbara «es una avance no solo en términos de ladrillo, también y sobre todo en cuanto a posibilidades tecnológicas y de desarrollo que ofrece», justifica. Recuerda «el salto que supuso ya la primera fase de las obras en cuanto a actividad quirúrgica, medios diagnósticos...» y confía en que esta segunda fase implique un avance aún mayor:«Ahora nos planteamos nuevas técnicas, la creación de algunos servicios nuevos como rehabilitación cardiaca, la unidad del dolor, una cocina completamente nueva, laboratorios totalmente robotizados, mejoras en seguridad, un salto cualitativo en farmacia, sistemas automatizados...». Y, más allá de los aspectos más técnicos, Vicente destaca que «se va a concentrar y dar rigor y sentido a las circulaciones», admitiendo que «ahora hay cierto desorden ya que el hospital ha ido creciendo de forma desordenada, sobre todo en lo que se refiere a consultas externas, y hay repartidas por todos los sitios. Tras las obras, se unificará todo», agradece el director de Gestión, que insiste también en «la mejora de las condiciones de trabajo para los profesionales» que traerá consigo la obra, así como que se conseguirá un hospital «más humano, más seguro, más confortable y más eficiente». 
El plazo para lograr este objetivo es cuatro años, si bien Vicente hace un matiz, al hilo de las últimas promesas electorales: «Si finalmente se incluye Radioterapia supondrá una modificación sustancial del proyecto, porque es una instalación muy compleja [requiere la construcción de una especie de búnker] y hay que buscar la ubicación adecuada [tiene que ser un sótano y las posibilidades del edificio cada vez son menos]. Podría condicionar un poco el desarrollo y la duración de las obras», advierte Vicente, quien insiste no obstante en que la decisión no corresponde a la Gerencia, sino que queda en el plano político. No entra en cuestiones de ineficiencia por falta de pacientes y tan solo recuerda que el año pasado hubo 214 pacientes en Soria que precisaron radioterapia. Y, ante la posibilidad de que este servicio se discuta entre Soria y Palencia, hace una advertencia:«Palencia está a 20 minutos de Valladolid, Soria a dos horas de Burgos».