Cobo ignora las presiones y no dejará la Alcaldía burgense

Sandra de Pablo
-

El alcalde de El Burgo, Miguel Cobo, asegura que no tiene intención de aferrarse a la Alcaldía pero reconoce también que no cederá a las presiones de la PPSO. Pardo le recuerda que firmó la reversión en el pacto de Diputación

Cobo ignora las presiones y no dejará la Alcaldía burgense

El alcalde de El Burgo de Osma, Miguel Cobo, no dejará su puesto al frente del Consistorio a pesar de que firmó un acuerdo de gobernabilidad en la Diputación por el que su partido se comprometía a intentar revertir la situación creada tras el pacto municipal burgense entre PP y PSOE. Cobo recuerda que rubricó ese documento un día después de que lo hiciera el cabeza de lista por la PPSO en El Burgo, Antonio Pardo, ya que informó del mismo a su socio de gobierno, el socialista Martín Navas. El regidor burgense asegura que firmó el acuerdo por respeto a su partido y por sentido común. 
La presidenta de los populares sorianos, Yolanda de Gregorio, parte de la base de que hay que separar la Diputación y el Ayuntamiento, donde no se ha llevado a cabo ningún «trueque ni cambio de cromos». Asegura que el documento firmado por la gobernabilidad provincial es una declaración de intenciones que sirve tanto para la Alcaldía de El Burgo como para la integración de la PPSO en el PP. «Trabajaremos en esa dirección durante cuatro años pero no se va a condicionar, no hay condiciones sine qua non», sentencia.
Cobo se reafirma en que ni él ni Navas dejarán la Alcaldía y que no se siente presionado desde las direcciones provinciales, regionales ni nacionales, al tiempo que considera que la reversión puede tener múltiples fórmulas. Pese a que reconoce que no tiene intención de agarrarse «con uñas y dientes a la Alcaldía», quiere que la gente perciba que se puede gobernar de otra manera la población, con gente nueva y con ganas. Asegura que lleva muy bien el día a día de trabajo municipal y no recibe ningún tipo de presión por parte de la dirección provincial de su partido, al igual que su socio de gobierno, Martín Navas, tampoco recibe injerencias de su partido en Soria. 
El regidor burgense asegura que no va a mezclar el trabajo en la Diputación Provincial, «por respeto a mis compañeros y los diputados», con el Ayuntamiento de El Burgo de Osma. «Y cualquier mezcla que intentemos llevar adelante para que haya una reversión política en El Burgo no es el camino indicado y al final nos puede traer problemas en la Diputación», afirma. Cobo asegura que tanto él como su partido tienen muy claro que la reversión no será la mejor medida a tomar para «que al final la Diputación tenga una circunstancia de trabajo lógica y normal» y añade que «hacemos un juramento donde nos comprometemos a ser diputados provinciales, cualquiera que intente utilizar esa moneda de cambio para conseguir un fin propio se está equivocando». 
La presidenta de los populares apunta que, durante las negociaciones para la Alcaldía burgense, se ofreció a Pardo gobernar con la abstención del PP, pero él no aceptó; por lo que «si no gobierna sólo es imputable a su persona». De Gregorio, que  respalda totalmente la labor de Cobo y sus decisiones y agradece «su lealtad, trabajo y compromiso», remarca que el regidor tiene autonomía y que cuenta con el apoyo del PP a todos los niveles. En lo que respecta a la negociación para la Diputación, De Gregrorio quiere dejar claro que nunca ha tenido la intención de ser la presidenta de la institución y que nadie ha vetado su presencia en unas negociaciones en las que estuvo presente sintiéndose respaldada por su partido.
reversión. Por su parte, el cabeza de lista por la PPSO, Antonio Pardo, considera que la frase del acuerdo de la Diputación en la que se habla de la posibilidad de reversión en El Burgo demuestra que «el Partido Popular a nivel nacional, autonómico y provincial sabe que en El Burgo de Osma hay una situación inexplicable, que no tiene ningún tipo de sentido ni de fundamento». «A alguien el 15 de junio se le escapó de las manos esta situación, no la pudo controlar y permitieron que dos personas que eran amigos se juntaran para dirigir la vida de un municipio sin saber que detrás de ellos hay un espectro ideológico y unas siglas y eso genera otra serie de circunstancias», añade el concejal de la PPSO.
Antonio Pardo asegura que el apoyo de Martín Navas a Miguel Cobo para ser alcalde de El Burgo «es lo que ha permitido que el PSOE no tenga la presidencia de Diputación por haber incentivado o aceptado el pacto que se ha hecho en El Burgo de Osma en el que cuatro concejales de un voto ideológico de izquierdas apoyan a un alcalde del PP sin saberlo los electores. Eso ha generado que en la Diputación Provincial no gobierne». 
Pardeo apunta que «si a la PPSO no nos generan esta situación, hubiéramos gobernado en minoría con el apoyo del PP, porque así se lo pedimos, y hubiéramos sido incapaces no haber hecho lo mismo en la Diputación Provincial, dejar gobernar a la lista más votada».