Semana Santa de generación en generación

Ana Pilar Latorre
-
Semana Santa de generación en generación - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez];

El abuelo, Francisco Martínez, muestra su satisfacción de que sus hijos y nietos formen parte de la hermandad y procesionen con la Cruz

Francisco Martínez Carnicero pertenece desde hace más de 50 años a la Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz y sus hijos y nietos han seguido sus pasos, lo que supone para él una gran satisfacción por haber sabido transmitir a su familia los valores de la pertenencia a una hermandad, «el sentir religioso y la vocación interior». Él llegó a la hermandad de joven por la recomendación de un compañero de trabajo y decidió profundizar en esta vivencia de Semana Santa en la que se celebra «la Pasión y Muerte de Cristo». 
Tras casarse con con Isabel Fernández y convertirse en padres, su hijo mayor «también formó parte de la hermandad varios años, hasta que marchó a estudiar a Zaragoza». Y su hija menor, Elena, «fue de las primeras mujeres» que se incorporaron a las Siete Palabras, en su caso desde niña. Los hijos de ésta, Adrián y Helena, «están apuntados desde que nacieron» y salen cada año en procesión junto a su abuelo, su madre y su padre, que también se ha sumado a las Siete Palabras y que «forma parte de la banda tocando el bombo». De esta manera, ya son tres las generaciones de esta familia las que desfilan cada Viernes Santo, a las doce de la mañana en la procesión de las Siete Palabras y a las siete de la tarde en la del Santo Entierro.
Francisco se muestra feliz porque se mantenga la tradición y que su familia siga formando parte de una cofradía en la que «se vive una gran unión y un gran compañerismo». «Es una vivencia familiar que hemos sabido transmitir a hijos y nietos», comenta recordando que formó parte de la junta de la cofradía casi desde los inicios.Destaca la labor de Fulgencio Jiménez, quien fuera hermano mayor durante varios años, y de todos los que ha tenido la cofradía, incluido el actual, José Marcelo Reglero, de quien asegura que «es una gran persona y hermano, por el apoyo que presta al resto de cofrades». 
Lo más importante es que desde hace 70 años en las Siete Palabras «se transmite amabilidad y sentimiento penitencial, saliendo a predicar a través de las imágenes por las calles de Soria». La cofradía celebra este año su 70º aniversario y la pasada semana tuvo lugar el capítulo general. La evolución la ha notado Francisco en «el mayor número de cofrades y en la colaboración entre todas las hermandades». «Hay una gran armonía, si bien cada una trabaja para que haya más pasos, aportando mayor entusiasmo y fervor», destaca el cofrade. 
sacrificio. Igualmente, destaca que procesionar «supone un sacrificio que a veces no se ve, como los que alzan los pasos y los que tocan en las bandas, que están dos meses ensayando». Hombres y mujeres de distintas edades participan en esta celebración tan sobria y devocional en la ciudad de Soria. La de las Siete Palabras, además, es una de las procesiones más largas, incluyendo varios sermones en el recorrido. Para concluir, Francisco subraya que «las cofradías se van nutriendo con las propias familias, de abuelos a nietos, que se inscriben desde pequeños y después pasan a ser hermanos menores y después hermanos».