La cuota soriana en la gala del cine español

Ana I. Pérez Marina
-

Alberto del Campo aspira a su segundo Goya por 'Madre', mientras que 'Muedra', de César Díaz Meléndez, compite al Mejor cortometraje de animación

La cuota soriana en la gala del cine español

Nos emocionó  que Alberto del Campo nos dedicara su Goya al Mejor montaje por El Reino. Porque se lo brindó a Soria y Espejo de Tera. A su tierra. «Fue espontáneo», recuerda un año después, a pocos días de que su nombre se vuelva a escuchar entre los nominados y, quién sabe, si como ganador. En esta ocasión compite con Madre, la película también dirigida por Rodrigo Sorogoyen que continúa con la trama una década después del cortometraje con el mismo título que recabó más de un centenar de premios, entre ellos el Goya en 2018 y la nominación al Oscar en la misma categoría. Es la tercera nominación para Alberto del Campo (la primera fue por Que Dios nos perdone) y confiesa que está «muy tranquilo». «El año pasado ya me llevé la alegría de ganar el Goya. Si gano esta vez, estupendo, pero ya está bien estando nominado», advierte. Las contrincantes al Mejor montaje son Dolor y gloria (Teresa Font), La trinchera infinita (Laurent Dufreche, Ramón López) y Mientras dure la guerra (Carolina Martínez Urbina), las tres cintas que más nominaciones acaparan en esta edición de los Goya. «Madre es una película más pequeña y muy personal», cuenta el soriano, «alejada de las grandes salas. Estamos contentos con el resultado de la película, ha sido como queríamos». 
Siendo veterano como ya es Alberto del Campo en la gala del cine español, su objetivo es disfrutar de esta fiesta, asegura, sin más aspiraciones. Ni llevó discurso preparado en las dos ocasiones anteriores, ni tiene intención de llevarlo el próximo sábado 25 de enero. Eso sí, seguro que volverá a mencionar a su lugar de origen en caso de que reciba su segundo Goya. Porque esa huella, está convencido de ello, no se pierde y no está demás reivindicarla. «Claro que haría mención, sobre todo después de ver la ilusión que hizo en Soria, fue una sorpresa para mí. Quería hacer una mención a mi pueblo y  a Soria porque me parece que es donde he aprendido todo lo que llevo a lo largo de la vida y en un trabajo artístico todas esas cosas siempre las puedes aportar en cualquier proyecto», relata.
En esta ocasión, Alberto del  Campo comparte cuota soriana con César Díaz Meléndez, director de Muedra, producción candidata al Goya al Mejor cortometraje de animación. Para este madrileño con raíces en la localidad de Herreros, el pueblo de su abuela y de su madre y donde él mismo pasó los veranos de su infancia, es la primera vez que acudirá a este evento. Y, con naturalidad, expresa cómo espera el momento: «Estoy de los nervios». Porque no se esperaba la nominación, admite, fue un «sorpresón». Muedra ya ha cosechado 30 galardones. El cortometraje es muy soriano, el nombre (el del pueblo que quedó sepultado bajo las aguas del pantano de la Cuerda del Pozo) lo dice todo. Y la lucha por la supervivencia del «bichejo» protagonista está envuelta en elementos del entorno del embalse. En su arcilla, en sus piedras, entre sus piñas. «Todo l o encontré allí». También la luz, con la que tuvo que lidiar para rodar «foto a foto» [hizo más de 8.000] para ejecutar este trabajo en exteriores, todo un «reto».
La cuota soriana en la gala del cine españolLa cuota soriana en la gala del cine españolBromea con la elección del atuendo para esa noche tan especial. En la que es posible que en Herreros queden los amigos y los vecinos de siempre para seguir la gala. «Están hablando de verla juntos», comenta. Será una velada conmovedora. Seguro.