El hospital aporta el 9,54% del remanente del Ayuntamiento

Ana I. Pérez Marina
-

El equipo de Gobierno defiende las «mejores estadísticas» de ahorro [6,5 millones] y una deuda por debajo del 60%. Por su parte, el PP lamenta que el nivel de ejecución es del 17,53%

El hospital aporta el 9,54% del remanente del Ayuntamiento - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez];

La liquidación del Ayuntamiento de Soria de 2018 arroja un resultado presupuestario positivo de 7,5 millones de euros y un remanente de tesorería de 9.129.000 euros, que se incrementa en casi tres millones respecto al ejercicio anterior, principalmente por la inversión y el ingreso de la licencia de obras de la segunda fase de ampliación y reforma del hospital Santa Bárbara, tal y como señaló el concejal de Hacienda, Javier Muñoz, en su comparencia para presentar estas cifras. En concreto, la Administración autonómica desembolsó a mediados de diciembre del año pasado 871.053,83 euros, por lo que esta cantidad representa el 9,54% del remanente de tesorería acumulado por el Consistorio soriano y más de un 29% del incremento que ha experimentado ese remanente.
En concreto, tal y como informan fuentes de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, en concepto de impuesto de construcciones la cantidad abonada asciende a 693.286 euros, mientras que la tasa de licencia urbanística se eleva a 177.765 euros.
Cabe recordar en este punto que la segunda fase del hospital Santa Bárbara de Soria se adjudicó a la UTE FCC Construcción, SA-FCC Industrial e Infraestructuras Energéticas SAU por 27.191.710 euros.
Así las cosas, el responsable municipal de Hacienda defendió que la liquidación del presupuesto del año 2018, debatida en el pleno de este jueves, demuestra las «mejores cifras económicas» de la legislatura con una progresiva reducción de deuda (58,705%), en nivel porcentuales inferiores al ejercicio de 2007,  que se traduce en 23,8 millones, casi cinco menos que hace cuatro años, y un ahorro neto de 6,5 millones, con unos ingresos consolidados de 40,6 millones y un gasto corriente de 34,6.
Estos ingresos también ponen de relieve una mejora de los aprovechamientos maderables, ya en 1,5 millones el pasado año, los ingresos tributarios, y la recuperación de los recursos urbanísticos, «sobresaliendo la mencionada del hospital». De ahí que el superávit ajustado de más de tres millones al cierre de 2018.
«Este documento técnico es una  radiografía económica de la situación del Ayuntamiento de Soria y ofrece una visión  positiva de las cuentas municipales, así como la evolución de las mismas», sostuvo.
ejecución. Sin embargo, la ejecución en el capítulo de inversiones, una vez más, vuelve a ser el punto destacado de desacuerdo entre el equipo de Gobierno y el principal partido de la oposición. Para el portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular, Adolfo Sainz, es un «escándalo» que se hayan ejecutado solo 4,6 millones de la inversión presupuestada, un 17,53% del total. Pero hay que tener  que Sainz solo se refiere a la obra terminada y no contempla la comprometida o la que se desarrolla en distintas fases.
En cuanto a la inversión, según el concejal de Hacienda, la liquidación distingue las distintas fass en las que se puede encontrar un proyecto y también refleja compromisos ya históricos de otras administraciones, como pueden ser la ampliación del Palacio de la Audiencia o los 2,6 millones de la ‘tapa’ del Espolón. «Sabemos que esto puede hacer que las cifras de inversión sean peores, pero siempre hemos defendido que no vamos a renunciar a estas inversiones y las seguiremos reflejando como una forma de exigir el cumplimiento de compromisos», aclaró.
En cualquier caso, en fase de obligaciones reconocidas la cifra suma 4,6 millones y se refiere a obra terminada, como pueden ser el Cine Mercado, ya en uso; mientras que en fase de obra comprometida, la inversión asciende a 13 millones y un ejemplo es el futuro centro cívico en Santa Clara, actualmente en licitación; y como obra autorizada en distintas fases la cantidad es de 9,6 millones, caso en el que se encuentra el centro de uso cultural en el antiguo restaurante Alameda, en plena  ejecución.
No obstante, para el Partido Popular la lista de «incumplientos» del equipo de Gobierno socialista es «muy larga», con partidas que se han quedado sin ejecutar como «las previstas en asfaltado, alumbrado, pavimentaciones, juegos infantiles, parques y jardines, un largo etcétera» o los «estudios previos» para el parque de bomberos o la Comisaría de la Policía Local.
«Cuanto más dinero tiene el Ayuntamiento, menos ejecuta el equipo de Gobierno socialisa», insistió Sainz, que destacó que en 2018 se recaudó más de lo presupuestado por el IBI (un millón) y por el hospital.