Finaliza la exhumación de las fosas de La Riba de Escalote

Fernando Orte
-

Los restos de las cuatro personas desaparecidas -dos vecinos de Soria y dos de Berlanga de Duero- ya han sido trasladados por orden judicial a un laboratorio del País Vasco donde diferentes pruebas determinarán sus identidades

Finaliza la exhumación de las fosas de La Riba de Escalote

En La Riba de Escalote han terminado ya las labores de exhumación de las dos fosas clandestinas en las que han sido hallados los restos mortales de cuatro civiles desaparecidos y asesinados en el año 36. La primera fosa fue excavada el pasado 24 de julio, y la segunda se abrió este mismo sábado. La Asociación Recuerdo y Dignidad se felicita por que este caso se haya judicializado: ahora a estas personas se las considera “víctimas” en vez de “restos arqueológicos”. Un delito que no prescibe hasta que sean identificados

Ya queda menos para que estos mortales lleguen a sus familias. Según testimonios recogidos por la Asociación Recuerdo y Dignidad, corresponderían a dos vecinos de Berlanga de Duero y dos de Soria. Los de Soria fueron fundadores de las Juventudes Socialistas, Silverio Lumbreras y Adolfo Morales; y los de Berlanga, tesorero de Unión Republicana y concejal, Alberto Rodrigo; y un jornalero, miembro de Izquierda Republicana, Gregorio Valdenebro. Tras su levantamiento por orden judicial y en presencia de agentes de la Guardia Civil, un estudio determinará cómo fueron asesinados, aunque a simple vista se aprecia disparos en sus cráneos.

Las causas ya se conocen. "Son crímenes sistemáticos contra un sector de la población muy claro, con unos patrones de asesinato clarísimos y órdenes jerárquicas en el boletín oficial de la provincia", ha apuntado Iván Aparicio, presidente de la asociación memorialista soriana.

 

A la espera del ADN

Serán las pruebas de ADN las que determinen la identidad de cada uno de los restos. Una investigación que lleva a cabo la Sociedad de Ciencias Aranzadi, en la que participa un equipo interdisciplinar del que forma parte un antropólogo de México, país donde actualmente sólo este año han desaparecido 300.000 personas. Se trata de Josué Manuel Romero García, de la Universidad Nacional de México, quien ha dicho entender "la labor que realizamos que es muy importante para poder dar descanso a las familias y a las personas". "Si bien aquí las desapariciones fueron hace muchos años, no dejan de tener importancia", ha añadido.

Sólo en la provincia de Soria quedan por desenterrar más de 586 personas desaparecidas en los albores de la Guerra Civil.