Dulces El Beato ingresa en el sello Sabor Artesano

Sandra de Pablo
-

La empresa sube un peldaño más dentro de la marca Tierra de Sabor. A través de  la certificación, se pone en valor la trazabilidad del producto y su carácter artesanal

Dulces El Beato ingresa en el sello Sabor Artesano

La empresa Dulces Típicos El Beato de El Burgo de Osma ha conseguido la mención Sabor Artesano, dentro de la marca Tierra de Sabor para varios productos de sus líneas de bizcochos y pastas. La resolución la firmó el día 26 de marzo el director general del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León después de que la empresa solicitara el reconocimiento en el verano del año 2017. 
Para llegar a este reconocimiento, el instituto se basa en el informe técnico del jefe de área de Calidad Alimentaria y en la propuesta del subdirector de Calidad de Promoción Alimentaria que acreditan que los productos cumplen las condiciones establecidas en el reglamento de Tierra de Sabor. Carlos París gestiona esta empresa junto a su mujer Nuria Cayón, con más de 2.000 puntos de venta en toda España. París cuenta que para alcanzar esta mención, sus productos han tenido que pasar la cata de la conocida como «mesa del sabor» que está compuesta por profesionales de reconocido prestigio como cocineros galardonados con Estrellas Michelin. 
A nivel empresa esta mención no supondrá ningún cambio más allá de la satisfacción de saber que van por el buen camino y el ánimo para continuar en esa misma línea. El reconocimiento se solicitó para los bizcochos y pastas que elaboran en Dulces Típicos El Beato en varias de sus modalidades y supone subir un escalón más en la familia de Tierra de Sabor, «es el reconocimiento más grande».
Tierra de Sabor es un signo distintivo protegido como una marca de garantía que permite identificar en el mercado productos agroalimentarios de calidad diferenciada. Se trata de alimentos producidos, elaborados o transformados en la Comunidad de Castilla y León que cumplen con cada uno de los requisitos y condiciones exigidos en su reglamento. 
EXPANSIÓN. Dulces Típicos El Beato está apostando fuerte por su línea de chocolates creando continuamente nuevas referencias y sabores y ampliando mercados. El pasado año elaboraban 22 variedades y este 2019 ya pasan del medio centenar con variedades tan cotizadas hoy en día como el chocolate puro al 99 por ciento. Una progresión que, según Carlos París, «no nos la creemos ni nosotros».
En estos momentos también trabajan para dotar a sus instalaciones de una gran sala de catas en la que poder ofrecer a sus clientes el producto. Apuestan por un espacio en el que la cata pueda desarrollarse en un entorno idóneo y no en mitad del obrador, el almacén o la oficina.
Este avance sólo se ve frustrado por el tamaño de sus instalaciones; están ubicados en la zona industrial de la calle San José Obrero y allí quieren seguir pero necesitan ampliar su espacio para poder crecer en la medida que su mercado está demandando. La nave de Dulces El Beato está compartimentada para dar salida a los diferentes productos con los que trabajan y el almacén ocupa una gran parte de la sede que incluso está aprovechada a doble altura. Lamenta el promotor que puedan colapsar por falta de sitio y espera los respaldos oportunos para poder desarrollar su negocio en el mismo lugar que lo comenzaron sus antepasados hace ya tres generaciones. Concluye que «o crecemos o la competencia nos come».
La empresa también crece en el número de trabajadores, ahora mismo cuentan con once empleados en El Burgo de Osma. Reconocen además que tienen perspectivas de crecimiento también en ese sentido pero que la ampliación de espacio es imprescindible para poder hacerlo.
Dulces Típicos El Beato acude a numerosas ferias y encuentros sectoriales, esta misma semana acudía a Madrid a la presentación de la Alianza de Compradores chinos con España. Para Carlos París este tipo de actos son «pequeñas apuestas que se hacen esperando que suene la campana, no hay que estar quieto nunca».