Arboleda, edificio suntuoso y moderno

Ana I. Pérez Marina
-

El Grupo Escolar Manuel Blasco abrió sus puertas en 1934. En el exterior y en elementos interiores se descubre parte de su trayectoria

Arboleda, edificio suntuoso y moderno - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

El reconocimiento como Centro de Enseñanza Histórico para el CEIP La Arboleda llegó en la categoría de edificios con «algún tipo de protección urbanística», declarados Bien de Interés Cultural (BIC) o que cuenten con un «patrimonio singularmente valioso» desde el punto de vista educativo. Desde luego que el colegio soriano cumple los requisitos de sobra. Solo hay que dar un vistazo al exterior del inmueble para comprobar que tiene una gran carga histórica y que mantiene su esencia original. Un artículo en la Revista de Soria (verano de 2009) del que fuera su director, Eduardo Moreno Ortego, que publicó con motivo del 75º aniversario del centro, pone de manifiesto los hitos que han escrito el pasado y el presente de este colegio enclavado junto al parque que lleva el mismo nombre. En este artículo se puede leer una reseña del Noticiero de Soria sobre la inauguración en 1934: «Ayer domingo [18 de marzo] tuvo lugar el solemne acto de inauguración del nuevo Grupo Escolar Manuel Blasco, situado como saben nuestros lectores en los barrios de Abajo de nuestra ciudad; el edificio suntuoso y moderno reúne todas las condiciones pedagógicas e higiénicas que requieren los templos del saber». Puede decirse que fue el primer colegio público en condiciones en la capital, ya que, hasta entonces, solo existían precarias instalaciones escolares, tal y como contaba José Tudela en La Voz de Soria en 1927 cuando escribe sobre Las escuelas públicas.
La actividad docente de este colegio de la República se vio interrumpida durante la Guerra Civil, cuando se transformó en ‘hospital de sangre’. De esa época se conserva un refugio antiaéreo, muestra la actual directora, Nélida Miranda, al señalar un muro tras el que se esconde «un pasillo» que sirvió a la población civil para protegerse de los bombardeos. «Hace un tiempo empezaron los niños, jugando, a rascar y vimos el agujero que había. Pero no sé en que condiciones está», comenta.
Finalizada la contienda, el edificio volvió a ponerse en servicio con carácter educativo. «Terminada la Guerra, el acta de Sesión ordinaria del Ayuntamiento, con fecha de 15 de mayo de 1939, recoge una comunicación del comandante médico jefe de Sanidad Militar, haciendo presente que había quedado clausurado el hospital militar instalado en el Grupo Escolar San Saturio», escribe Eduardo Moreno Ortego en Revista de Soria. La República había caído y se establecía el régimen franquista, así que se rebautizó, al parecer, a petición del entonces abad de la concatedral de San Pedro, Santiago Gómez Santa Cruz, como puede leerse.
En el año 1980 se ampliaron las instalaciones con la construcción de nuevo edificio para Educación Infantil y en los años 2001 y 2002 se reformaron los dos inmuebles, adaptándolos a las necesidades escolares y a la normativa de seguridad.
semana cultural. Son unos cuantos los hitos históricos de este centro educativo. De ellos dará cuenta, precisamente, Eduardo Moreno Ortego, que será invitado a la Semana Cultural del colegio, que se celebrará en marzo y que se dedicará a dar a conocer a la comunidad educativa el reconocimiento de La Arboleda como Centro de Enseñanza Histórico. «Es la idea que tenemos, hay que darle forma. Estará Eduardo Moreno, que fue director del centro y escribió un artículo con motivo del 75º aniversario. Es el que más sabe de esto», explica Nélida Miranda. 
La directora del colegio señala que la nueva consideración concedida por la Consejería de Sanidad no implicará cambios sustanciales en lo que a la intervención en el inmueble se refiere. «No se puede hacer ningún tipo de modificación u obra que afecte a la estructura del edificio, siempre ha sido así. Pero es un orgullo trabajar en un centro histórico y hay que seguir conservando lo que tenemos, que es lo que hemos hecho hasta ahora», advierte la directora. El catálogo urbanístico del Ayuntamiento de Soria, en concreto el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico, indica la singularidad del edificio, al tratarse de un bien inmueble representativo de una tipología de interés. Se trata de un ejemplo del incremento de las construcciones escolares públicas en España en las décadas de los años 20 y 30 del siglo XX.
Asimismo, el equipo directivo del colegio tiene la intención de instalar «alguna placa» que identifique que es Centro de Enseñanza Histórico.
elementos. Las dos entradas la principal y la trasera son idénticas, «probablemente» diferenciadas para el acceso a las aulas para niños y niñas, y también llama la atención la escalera para subir al primer piso. «Es la original, la de madera que se colocó en 1934», cuenta la directora. La escalera ha sido testigo de los avatares de cada etapa docente del edificio y también de su periodo como hospital militar desde1936 a 1939.
«Una de las cosas que no podemos hacer es adaptarlo con un ascensor, porque no hay espacio físico como tal y no se puede modificar la estructura», señala. La amplitud y orientación de las aulas, así como de los pasillos, dejan constancia de las particularidades de este edificio de época, así como los balcones y ventanales que se aprecian en su exterior.
En opinión de la directora del centro, el reconocimiento «favorecerá» a cuidar aún más, si cabe, este edificio, de titularidad municipal, por lo que las tareas de mantenimiento las desarrolla el Ayuntamiento de Soria, como las de los centros públicos de Infantil y Primaria.
No obstante, tal y como informó la Delegación Territorial de Soria cuando se produjeron las declaraciones de los Centros de Enseñanza Históricos de Castilla y León, podrán contar con «un incremento en sus recursos para la conservación y puesta en valor del patrimonio» y «posibilitar la realización de guías museísticas y escolares, y programas de difusión».