Porque nos sobran los motivos

Ana I. Pérez Marina
-
Porque nos sobran los motivos

Soria ¡Ya! y Teruel Existe promueven esta gran movilización, que supone la unión de los territorios despoblados, marginados y aislados: el 70%del país. Miles de personas alzarán la voz en Madrid

En Soria residen 801 niños de diez años, según los cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE) a 1 julio de 2018. Cuando estos pequeños nacieron el número de habitantes era de 94.646 y al año siguiente daba el salto hasta los 95.101. Hoy la cifra oficial se queda en 88.600 y cuando esta quinta cumpla la mayoría de edad el número de personas que vivirá en el provincia será de 86.289, según las proyecciones demográficas del INE que alcanzan hasta 2033, año en el que, si la tendencia a la baja continúa, los pobladores de estas tierras serán poco más de 83.500. Es una síntesis del panorama demográfico soriano, un resumen de sobra conocido por los que aquí vivimos que, sin embargo, ha sido históricamente ignorado por las instituciones.
Pero la España Vaciada (el adjetivo merece la mayúscula) tiene voz. Y se va a escuchar este domingo 31 de marzo en Madrid. La cita es a partir del mediodía (de Colón a la plaza de Neptuno) en una manifestación a la que se espera que acudan 100.000 personas procedentes del 70% del territorio nacional. Las plataformas Soria ¡Ya! y Teruel Existe, de las provincias más despobladas del sur de Europa, son las convocantes de esta gran movilización a la que se han adherido 85 colectivos de zonas acuciadas por la falta de habitantes. 
La Constitución Española dice en su artículo 138.1.: «El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español, y atendiendo en particular a las circunstancias del hecho insular»; y el artículo 139.1. indica: «Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado». 
Ambos artículos introducen a la perfección las peticiones de la España Vaciada: igualdad, vertebración y equilibrio territorial. Y también se busca visibilizar el problema y aportar soluciones reales al mismo.
las obras, a otro ritmo. Cuando nacieron los 801 niños de la quinta de 2008, tan solo habían pasado cuatro años desde la apertura del único tramo de la Autovía del Duero en territorio soriano. El Ministerio de Fomento puso en servicio en 2004 la variante de El Burgo de Osma (9,5 kilómetros). Quince años después, previsiblemente en abril, se abrirán al tráfico otros 9,5 kilómetros (entre Santiuste y El Burgo de Osma) y la intención es que antes del verano pueda circularse por autovía entre La Mallona y Venta Nueva, otros seis kilómetros. En definitiva, quince años para completar otros 15,5 kilómetros, que sale a poco más de kilómetro por año, con una inversión de casi 62 millones de euros. En septiembre podría estar listo el tramo entre San Esteban de Gormaz y la variante de Langa de Duero (13 kilómetros), de forma que de cumplirse esta previsión la media subiría y ya serían casi dos kilómetros por año.
Habrá que esperar hasta finales de 2020 para el tramo entre Venta Nueva y Santiuste (17,2 kilómetros), así como para el recorrido entre la variante de El Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz (11 kilómetros).
Por otra parte, es justo decir que los niños de la quinta de 2008 viajan de Soria a Madrid por autovía desde que tenían siete años. El tramo entre Radona y Medinaceli fue el último en ponerse en servicio en 2015. Las obras de estos once kilómetros tardaron siete años en completarse desde su adjudicación, en la media del ritmo que el Estado imprime a las infraestructuras sorianas.
Ante este panorama, en materia de infraestructuras, lo que exige Soria ¡Ya! es la ejecución de la Autovía del Duero en todos sus tramos entre Soria y Valladolid, la continuación de la A-15 entre Soria y Tudela e incluir en los planes nacionales de infraestructuras la conversión en autovía del trazado entre Caltatayud y Burgos de la N-234 como continuación al Daroca-Calatayud y Burgos-Aguilar.
el tren, el gran olvidado. Poco a poco, muy lentamente, las autovías van avanzando, aunque sea a paso de tortuga. El gran maltratado de las infraestructuras es el tren. Este mes, el director adjunto a la Presidencia de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), Raúl Míguez, confirmó que las obras de la línea Soria-Torralba se licitarán antes de final de año, lo que supondrá reducir el viaje un cuarto de hora y, con posteriores ajustes, dejar el trayecto Soria-Madrid en dos horas y media. Las mejoras previstas no contemplan la electrificación de la línea y en «un horizonte más alejado», en palabras de Míguez, queda el reto de completar el recorrido en dos horas.
Por el momento, los sorianos se tienen que conformar con un viaje de casi tres horas, si tienen suerte y siempre que no sean víctimas de las decenas de incidencias que cada año se registran (una treintena el año pasado). La plataforma Soria ¡Ya! reclama la adaptación a la velocidad alta (dos horas de viaje) de la línea Soria-Madrid y la ampliación de frecuencias, así como la reapertura de la Soria-Castejón, la integración en la futura línea Mediterráneo-Cantábrico y la compatibilidad de líneas de pasajeros con tráfico de mercancías.
En cuanto al estado de la línea Soria-Torralba, según la Asociación Soriana de Amigos del Ferrocarril (Asoaf), se ha llevado a cabo una remodelación en algo más de la mitad de la misma. En estos años, el estado en el que se encontraban los tramos sin remodelar ha obligado a establecer LTV (limitaciones temporales de velocidad) que han lastrado los tiempos de viaje. Estas restricciones se eliminaron con las obras que se han ejecutado hace casi dos meses en los tres puentes de la línea ferroviaria.
menos empresas. Las cifras del INE también revelan la realidad empresarial soriana. En el año 2008 se contabilizaron un total de 6.087 empresas, mientras que el año pasado el número era de 5.689, un 6,5% menos. La cicatriz de la crisis es evidente, pero cabe puntualizar que si bien entre 2014 y 2015 se percibió un atisbo de recuperación (se pasó de 5.794 a 5.903 empresas), a partir de ese año se han ido perdiendo sociedades.
Lo cierto es que la tasa de paro, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), es del 4,35%, mientras que hace una década era del 5,66%; la de actividad es del 56,63% (55,77% en 2008) y la de empleo del 54,17% (52,61% hace diez años).
De esta forma, Soria ¡Ya! pide discriminación fiscal positiva para empresas y profesionales ubicados en la provincia de Soria; la puesta en valor de los polígonos industriales [en 2011 la sociedad estatal Sepes adquirió el 51% de Valcorba sin que desde entonces haya movido ficha]; una campaña para captar empresas; y potenciar el regadío e implantar empresas de transformación de productos agrícolas, ganaderos y forestales.
Infraestructuras, empresas, empleo... oportunidades es lo que clamarán este 31 de marzo miles de personas de la España Vaciada.