El análisis a un año celeste muy complicado

S.Recio
-
El análisis a un año celeste muy complicado - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez];

El Río Duero Soria seguirá una temporada más en la Superliga tras sufrir mucho cada partido para lograr la salvación a falta de una jornada

Con la victoria ante el Melilla, el Río Duero Soria certificaba la permanencia por trigésimo segunda temporada consecutiva en la Superliga. Este impresionante número da buena cuenta de lo determinante que es este deporte para Soria, pero no ha sido el año esperado, «no podemos decir que sea un suspenso pero desde luego ha sido una mala temporada», comenta Manuel Sevillano. Se ha sufrido más de la cuenta y nunca se ha dado del todo con la tecla. Muchas son las razones que han llevado a los celestes a estar en la parte baja y en las próximas líneas vamos a intentar analizar algunas de ellas. 
duro primer golpe. Tras conseguir una plantilla que cubría las expectativas de Manuel Sevillano, el Río Duero viajaba en la primera jornada a la pista del San Sadurniño, recién ascendido y a la postre colista de la Superliga. Tras ponerse dos sets arriba, los celestes caían en el tie-break, «nadie esperaba perder, nos sentíamos muy superiores y en realidad lo éramos. Era incomprensible, fue el primer momento del año en el que la gente se desconectaba. Eso hizo que en Ibiza pasase lo mismo en el último set y que en el parcial clave ante la Textil Santanderina todo se viniese abajo». Con esas tres primeras derrotas se perdía el primer objetivo de la Copa del Rey y eso afectó más de la cuenta a toda la plantilla.
A este problema se suma el de cada temporada, muchos jugadores nuevos que cuesta adaptar al principio. Pero en esta ocasión se sumó la salida de Aarón Gámiz justo antes de comenzar la Superliga, y la de Ricky Vega con ella empezada. La Dirección Deportiva reaccionó y fichó al colocador Ignacio Sánchez, determinante en la salvación, «para mí lo tengo valorado como un colocador buenísimo y también por su gran integración en el grupo. Además de un gran jugador es muy inteligente».  
La temporada avanzaba y el equipo nunca se alejaba del descenso, la presión era muy grande, «no es fácil gestionar todo esto sabiendo que llevamos 31 temporadas en la Superliga, esa obligación de seguir en la élite nos ha afectado», incluso al propio Sevillano, «durante meses me despertaba a las cuatro de la mañana y ya me era imposible dormir dando vueltas a todo esto». Pero el Río Duero se agarró a su mejor aliado, su territorio.
los pajaritos. Manuel Sevillano no lo duda, «ha sido nuestra mejor temporada en Los Pajaritos, es la clave de seguir en la Superliga». Los celestes tan solo han sumado tres derrotas en 11 partidos y han sido ante Teruel, Almería e Ibiza, los tres primeros de la liga, «ha sido lo más positivo de la temporada, todo el que ha venido aquí ha disfrutado». En la mente partidos clave como esas bonitas victorias ante L’illa Grau, Vecindario o la última ante el Melilla, «de haber hecho una temporada estándar en casa estaríamos en segunda».
El análisis de qué ha fallado es muy extenso y ahora toca hacer borrón y cuenta nueva para afrontar una nueva temporada en la élite,«la parte mental en la primera mitad de liga ha sido clave, hemos sido débiles en muchos momentos». Tocará rehacer la plantilla, «probablemente haya que cambiar varias piezas y seguir convenciendo a gente joven». Lo harán de nuevo en la élite.