La biomasa gana terreno frente al gasóleo C

Ana Pilar Latorre
-

El consumo de gasóleo pasa de 22.107 toneladas en el año 2005 a las 10.300 de 2019, lo que supone un descenso del 53,4%. Por otro lado, la biomasa continúa su expansión en Soria gracias a la red de calor que se instala en la capital y por la que ha

La biomasa gana terreno frente al gasóleo C - Foto: Patricia González

Opciones más ecológicas como la biomasa o el gas natural como combustible para la calefacción, la colocación de programadores automáticos, la coyuntura económica junto a la evolución de los precios y el aumento de temperaturas debido al cambio climático son factores que han influido en el descenso del consumo de gasóleo C en la provincia de Soria en los últimos años, un 53,4% en los últimos años. Las estadísticas de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES) del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico así lo demuestran, ya que en Soria se ha pasado de consumir 21.193 y 22.107 toneladas anuales en los años 2000 y 2005, respectivamente, a las 10.300 de 2019. Castilla y León también experimenta un descenso en 2019 respecto a 2018, concretamente del 17,7% para quedarse en 147.177 toneladas. Pero en el conjunto nacional el descenso es de un 5,7%, para quedarse en 1,5 millones de toneladas.
Si tenemos en cuenta las temporadas de otoño-invierno, de noviembre a marzo (en vez de todo el año), se ha pasado de consumir 14.402 toneladas en 1999-2000, a 17.442 en 2004-2005, a 12.624 en 2014-2015 y a 7.112 en 2018-2019. Esto supone un descenso del 7%, lo que también es significativo. El tope de consumo en los últimos años se registró en enero de 2014, con 3.003 toneladas de gasóleo C y antes en diciembre de 2002, con 3.586 toneladas; pero las cifras están lejos de los 4.055 de diciembre 2005 y los 4.342 de diciembre de 2001.
Hay que tener en cuenta que en 2019 entró en vigor la modificación del Impuesto de Hidrocarburos, que eliminó el tramo autonómico que permitía a las comunidades gravar hasta con 4,8 céntimos el litro. El Gobierno unificó el tipo autonómico en el máximo permitido, la cantidad citada y como Castilla yLeón no lo aplicaba el precio de los combustibles se encareció desde el 1 de enero de 2019. El precio está ahora más alto incluso que en esa fecha.
sustitución. Por otro lado, la instalación de calderas, estufas y redes de calor de biomasa se ha multiplicado, según se comprueba en los datos de la Asociación Española de Valorización Energética de Biomasa (Avebiom). Soria tiene 3.335 instalaciones y una potencia de 1,5 millones de kilovatios, todo ello estimado desde Avebiom. 
Por habitante, Soria es la provincia con más potencia instalada, de 1,5 kilovatios por persona. «El ratio es similar a los de algunas regiones del centro y el norte de Europa y da idea del grado de introducción de la biomasa en los territorios», indica Juan Jesús Ramos Llorente, de Avebiom, quien destaca la relevancia de la red de calor en la ciudad. Soria es referente nacional en gestión y aprovechamiento del monte y referente nacional en el aprovechamiento procedente de la biomasa forestal.