CRÓNICAS BÁRBARAS

Manuel Molares

Periodista. Analista de la política, la cultura y de la sociedad global


Psicología de la maldad

Gran parte de los males que afectan a las sociedades nacen de la maldad innata en algunos de sus componentes, pero los políticos desconocen ese origen y el trasfondo de esas conductas.

Aunque el debate político de este lunes en TVE llegó casi a los nueve millones de seguidores, el noveno desde que existen estos enfrentamientos, tuvo 100 veces más audiencia que un programa en TVE2 que deberían haber visto Casado, Sánchez, Rivera e Iglesias.

Hablaron de temas el maltrato de género o de la prisión permanente revisable; estarían mejor informados si hubieran seguido la entrevista del veterano periodista Ramón Colom en su espacio Millenium al catedrático de Psiquiatría y neurocientífico en la Universidad Autónoma de Barcelona Adolf Tobeña.

Trataba sobre su libro Neurología de la maldad (Plataforma), uno de sus 17 escritos hasta ahora, muchos de divulgación, y este en concreto a petición de jueces, fiscales y abogados de toda España.

Entre sus hallazgos está, como dice su libro, que “la cuota de bribones, villanos, matones y asesinos que cada sociedad debe sufrir se renueva sin cesar. Aunque transcurran las épocas, las circunstancias y las generaciones, los malvados no dejarán de alimentar las múltiples variantes de la criminalidad”.

Por la misma razón habrá siempre maltrato de género -en el que, afirma, el 70 por ciento de las muertes las causan los hombres y el 30 las mujeres-, aunque en numerosos casos esas conductas podrían corregirse con tecnología química.

Otra obra de Tobeña, La pasión secesionista, señala que el separatismo catalán obedece a la psicología del enamoramiento, y otra más, Neuropolítica, estudia si debería prescindirse de los políticos que venden esperanzas y demás abalorios ideológicos.

Tobeña podría ser el mejor consejero de los políticos españoles; y mejor, de los ciudadanos.


Las más vistas

Opinión

Verano a verano

Hemos vuelto a nuestros pueblos en este tórrido verano con nuestras canas, arrugas y el peso de los años que hace difícil a veces reconocernos y nos obliga a darnos cuenta de que la vida rural va evaporándose sin remedio