El sector primario también interesa a los jóvenes

Blanca Lafuente
-

Ante la precariedad laboral y la dificultad para encontrar trabajo, el sector primario despierta el interés de los jóvenes del medio rural. Así lo contempla Rubén, un joven ganadero de 23 años que emprendió hace un año su propia ganadería de vacuno

Rubén Duro tiene 23 años y trabaja como ganadero, concretamente se dedica a la cría de vacas de la raza Blonda de Aquitania, que se destina al consumo. Un trabajo en el que se embarcó hace un año y que era su sueño desde su infancia, ya que su abuelo se dedicaba a la ganadería y creció inmerso en ese mundo. Es por ello que decidió formarse con el Grado Superior en Ganadería y Asistencia en sanidad animal en Huesca, "antes se decía que el que no valía, para el campo", explica Rubén "ahora para trabajar en el campo hay que valer", y es que el trabajo no solo requiere un gran esfuerzo y un compromiso total los 365 días del año, también es un trabajo que requiere muchos trámites burocráticos.

La inversión que hizo Rubén ronda entre los 60.000 y los 65.000 euros, y es que no resulta sencillo iniciarse en los casos en los que no existe una herencia familiar, aunque existen subvenciones que ayudan a mitigar las dificultades, resulta complicado acceder a los terrenos para desarrollar la actividad, pero a pesar de ello, considera que el sector primario vuelve a despertar el interés de los jóvenes a causa de las dificultades que existen en el mercado laboral.

Una salida que, además, resulta clave en el objetivo de fijar población en el medio rural.

El sector primario también interesa a los jóvenes
El sector primario también interesa a los jóvenes - Foto: