La empresa soriana se prepara frente al Brexit

Ana I. Pérez Marina
-

Las empresas sorianas exportan productos y servicios a Alemania, Francia, Portugal y Reino Unido. También a Eslovaquia, en quinto lugar, por delante de Italia

La empresa soriana, en vilo por el Brexit - Foto: Alberto Rodrigo

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Soria advertía esta semana a las empresas sorianas de las consecuencias en las exportaciones de un Brexit duro. Reino Unido es el cuarto socio comercial de las firmas sorianas que dan salida a sus servicios y productos al extranjero y el decimotercero en el capítulo de importaciones. Según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en el año 2018 Soria exportó mercancía a los británicos por valor de 31,3 millones de euros (13,9 millones de enero a mayo de este año). El 54,46% de las exportaciones (238,3 millones) de las empresas sorianas vendieron a otros países están encuadradas en el sector económico de las semifacturas (en el que se incluye el papel -81,8 millones-, lo más exportado); los bienes de equipo representan un 22,05% (96,5 millones); el sector del automóvil, un 12,7% (55,7 millones); el 6,9% (30,2 millones) en alimentación; y el resto materias primas y otros.
El saldo comercial de Soria en general en 2018 resultó positivo en 104,3 millones, teniendo en cuenta que se importó por valor de 333,3 y se vendió por 437,6 millones de euros.
La decena de industrias localizadas en Soria dedicadas a la fabricación de componentes de automoción marcan el destino prioritario de  las exportaciones. Así las cosas, los servicios y productos vendidos a Alemania en el último ejercicio sumaron 109,1 millones de euros; a Francia, 63,8 millones; a Portugal, 31,8 millones; a Reino Unido, 31,3 millones; a Eslovaquia, 30,6 millones; y a Italia, 30,05 millones.
En el caso de Reino Unido, el sector de semifacturas y el del automóvil supusieron en 2018 casi 25 millones de euros en exportaciones a las compañías radicadas en Soria, mientras que los bienes de equipo sumaron 3,3 millones y la alimentación, 2,2.
Por ejemplo, la mayoría de las exportaciones a Eslovaquia (21,73 millones) están incluidas en las estadísticas como ‘material de construcción- vidrio’, lo que hace pensar en la salida de espejos retrovisores procedentes de Soria con destino a fábricas de vehículos. Cabe señalar que este país centroeuropeo es uno de los centros de producción de automóvil más importantes del mundo (Grupo Volkswagen, Jaguar Land Rover oPorsche, entre otros, cuentan con grandes plantas en el país eslovaco). «Eslovaquia es el quinto país, pero no deja de ser Alemania a través de las fábricas que van deslocalizando donde el coste productivo es menor», matiza el presidente de la Cámara de Comercio, Alberto Santamaría.
los más afectados. Así las cosas, la automoción es la que lidera las exportaciones, que arrastra otros condicionantes, como la caída de ventas de vehículos, que ha provocado la aplicación Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en fábricas sorianas (Fico Mirrors y Plásticos ABC Spain),y tendrá que asumir los efectos del Brexit. 
Sin embargo, quien más lo sufrirá, a juicio del presidente de la Cámara, son las empresas agroalimentarias. «Los sectores menos maduros son los que más lo van a notar, porque los que más cifra tienen son los del automóvil, pero mientras haya fábricas en Inglaterra necesitarán las piezas que hacen terceros», estima.
Santamaría insiste en será «más complicado» son las firmas emergentes de alimentación. «Se ha abierto el mercado de los productos sorianos en Reino Unido. Hemos pasado de una situación en la que la industria agroalimentaria era prácticamente de mercado nacional y una de las vías que hemos abierto es Reino Unido. Entendemos que si vemos una vía alternativa que deje a las empresas más beneficio, lógicamente van a tirar por ahí. Es una pena, porque cualquier cliente es bueno, cualquier mercado es bueno y esto es fruto de esfuerzo y de años», resume Alberto Santamaría.
Precisamente, es al sector agroalimentario en el que más está incidiendo la entidad cameral a la hora de preparar a las empresas para cuando Reino Unido «dé el portazo a la UE», que será un país como otros de fuera de  Europa, pero «ni siquiera con un acuerdo bilateral» porque aún se desconocen las reglas que marcarán este tipo de transacciones comerciales.