El regreso de la movilización social

Nuria Zaragoza
-

Después de tres años con escasa actividad en las calles, la ciudadanía ha vuelto a coger la pancarta para alzar la voz por sus derechos, sonrojar a la clase política y exigir medidas para la provincia de Soria

'La Revuelta de la España Vaciada', en Madrid. 31 de marzo - Foto: Juan Lázaro / Ical

Soria bulle de nuevo tras la pancarta, y sus calles vuelven a tomar el pulso de una ciudadanía que quedó prácticamente ‘silenciada’ durante tres años, entre 2015 y 2017, justo cuando supuestamente la provincia iba recuperándose de la crisis. 
Desde el pasado año, y también en lo que va de  este 2019, Soria ha retomado su voz reivindicativa, y los sorianos han vuelto a ocupar los espacios públicos para denunciar, reivindicar, educar y sensibilizar sobre determinados hechos. 
En estos últimos meses la provincia se ha movilizado, sobre todo, exigiendo soluciones para la Soria despoblada y reclamando a los políticos -de todos los signos políticos y de todas las instituciones- medidas de discriminación positiva. Pero, también, para reivindicar igualdad, por la escuela pública, en defensa del sistema de pensiones, por el empleo digno, en apoyo a las víctimas y contra la violencia de género, contra el cambio climático, por los derechos laborales perdidos, por la equiparación salarial de la Policía y la Guardia Civil con las policías autonómicas, contra algunas medidas legales y políticas, para reclamar ayudas directas a los profesionales del campo, por la caza, por la sanidad... Porque, en contra de lo que algunos piensan, Soria sí que cuenta con un activismo social vivo, dinámico, ágil. Otra cosa es el seguimiento que luego consigue cada una de sus convocatorias;pero eso es ya, en parte, responsabilidad de cada uno...  
'La Revuelta de la España Vaciada', en Madrid. 31 de marzo'La Revuelta de la España Vaciada', en Madrid. 31 de marzo - Foto: Juan Lázaro / IcalLa movilización social se ha reactivado en Soria, y en los ocho primeros meses de este 2019 se han convocado ya tantas manifestaciones y concentraciones (64) como en todo 2017 (cuando hubo 60). Son una decena más que las que se registraron en 2015 (56) y 2016 (52), los años en los que la acción social vivió sus momentos más bajos.  
El año pasado fue el primero de este cambio de tendencia, cuando se llegó ya a superar el centenar de convocatorias (102). Para que se hagan una idea supone que, de media, cada tres y días y medio se celebró un evento reivindicativo en las calles y plazas de la provincia. 
Es, sin duda, un repunte, pero no se puede ignorar tampoco que todavía está lejos de los años en los que la acción social estuvo más dinámica:en 2014 se llegaron a convocar 154 manifestaciones,  es decir, cada dos días había pancartas y eslóganes recorriendo la ciudad. 
El atuendo de la ilusiónEl atuendo de la ilusión - Foto: del movimiento a la movilización. Los factores que pueden explicar este incremento son numerosos y, sin duda, tienen mucho que ver con la situación económica, social y política. No obstante, es innegable también que el ‘rearme’ de la plataforma ciudadana Soria ¡YA! en diciembre de 2017 ha marcado de forma directa el carácter reivindicativo soriano y ha devuelto la ilusión por una lucha que arrancó ya en 2001, cuando se fundó el movimiento ciudadano.  
La llegada de savia nueva a la plataforma ha traído ideas y fuerzas renovadas, juventud y espíritu reivindicativo regenerado, y eso se ha traducido en un incremento de la actividad. De las 102 convocatorias registradas el pasado año, el movimiento ciudadano estuvo detrás de 41, más de una tercera parte. Este año, de los 64 eventos convocados, Soria ¡YA! ha sujetado la pancarta en 24. 
Ha habido más actividad pero, también, más seguimiento social. Mucho más. La plataforma ha conseguido enganchar de nuevo a los sorianos en su lucha y la prueba son convocatorias como la del pasado 26 octubre de 2018, cuando más de 5.000 sorianos (4.000 según la Policía Local) se vistieron de luto para quejarse por el «progresivo desmantelamiento de la sanidad». O la del 28 diciembre de 2018, cuando, bajo el lema ‘Ni una inocentada más’, más de 10.000 personas salieron a la calle en la capital soriana siguiendo la llamada de Soria ¡YA!.
Su siguiente cita será el paro de cinco minutos convocado para el próximo viernes, 4 de octubre, y que se realizará simultáneamente en las 23 provincias de la Coordinadora de la España Despoblada. En esta ocasión no habrá una manifestación exclusiva de Soria, si bien los organizados han convocado a los sorianos a las 12.00 horas en la plaza Mayor para, haciendo coincidir con la salida de los gigantes y cabezudos por las fiestas de San Saturio, tomar una instantánea multitudinaria que sirva de «escenario» principal de este acto reivindicativo que, avisan ya, tendrá continuidad independientemente de lo que ocurra en el panorama político nacional. Desde la Soria ¡YA! se invita además a seguir este paro en todos los centros de trabajo de la provincia y difundir las fotografías del seguimiento a través de redes sociales. 
CAMBIAN LOS ‘LÍDERES’ SOCIALES. La plataforma ciudadana está más viva que nunca pero el incremento de la acción social no es solo cosa de la Soria ¡YA!. Asociaciones feministas, juveniles, pensionistas, colectivos sociales... han tomado también la calle en los últimos meses para cambiar la agenda de los políticos, los medios de comunicación y, en definitiva, de quienes toman las decisiones. El resultado, un cambio en el rostro de la movilización social soriana. 
En contra de lo que sucedía hace unos años, y especialmente durante la crisis, las asociaciones y movimientos ciudadanos han ganado el protagonismo en la calle a los sindicatos. De las 102 concentraciones y manifestaciones convocadas en 2018, las asociaciones organizaron 25 y el movimiento ciudadano, 41. Los sindicatos, 33. No es una situación única en Soria. En Castilla y León, las asociaciones ciudadanas protagonizaron cuatro de cada diez manifestaciones convocadas el pasado año. En Soria, este porcentaje es aún mayor, por encima del 60% de la movilización social no está vinculada a la acción sindical.