Mañuedo exige a Tudanca dejar el postureo y acordar los PGC

S. Gonzalez
-

El presidente de la Junta y el líder de la oposición se reprochan sus actitudes frente a la covid pero se comprometen al diálogo antes de la conferencia de presidentes

Mañuedo exige a Tudanca dejar el postureo y acordar los PGC

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, defendió ayer la necesidad de unas cuentas autonómicas para el próximo año como «instrumento para cumplir y desarrollar el pacto de reconstrucción» firmado por la práctica totalidad de las fuerzas políticas de lal Comunidad. Tras un duro cruce de reproches sobre la actitud de cada uno respecto a las políticas frente a la covid, Mañueco exigió al líder de la oposición, el socialista Luis Tudanca, a «cambiar su estrategia» y «dejar el postureo para pactar entre todos unos presupuestos para el año 2021».
La comparecencia voluntaria de Mañueco para explicar los asuntos abordados en las conferencias de presidentes celebradas durante los últimos meses abrió el primer pleno del curso político con un rifirrafe entre el presidente y el secretario general de los socialistas, quienes se cruzaron duros reproches y acusaciones.
En una detallada intervención, el presidente planteó al Gobierno la celebración de una conferencia de presidentes que aborde acuerdos en asuntos básicos y de «trascendencia real» ante la covid, que enmarcó en reformas legislativas, actuaciones en la gestión de la sanidad o residencias y en un reparto justo de los fondos estatales y europeos.
«Se ha pasado de la cogobernanza teórica del mando único a viajar en un barco federal sin tintes de coordinación entre el Gobierno y las comunidades», afirmó Mañueco, quien además abogó por «no devaluar este instrumento» y recuperar su sentido original de acuerdos en materias básicas por lo que defendió que se celebren menos pero de mayor calidad. En caso de que el Gobierno atienda su petición, que sería presencial y preparada, se comprometió a reunirse con los agentes sociales y políticos para llevar una posición de Comunidad.
«Son un ejemplo de buena voluntad», indicó sobre la quicena de encuentros celebrados en estos meses de 2020, pero remarcó la necesidad de que recuperen su sentido de acuerdo, donde se refirió a la que acordó elaborar una estrategia de reto demográfico.
No obstante, se comprometió a llamar al líder socialista, Luis Tudanca, antes de la videoconferencia que celebrarán el viernes con el presidente del Gobierno, tras afearle el socialista que haya roto la tradición iniciada por el anterior presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de reunirse con los grupos para llevar una posición de Comunidad.
Deslealtad

Tudanca, durante su intervención, lamentó la «deslealtad» del presidente de la Junta y de sus cambios de postura. «Los días impares insulta al Gobierno y los pares trata de aparentar ser un estadista», criticó.
«Durante meses hemos hecho todo cuanto estaba en nuestra mano por dar seguridad a la gente, pero usted eligió a Pablo Casado antes que a Castilla y León», insistió Tudanca quien, sin embargo, garantizó que seguirán apoyando a los ciudadanos de la Comunidad «a pesar de ustedes» y apostando por el diálogo, aunque advirtió de que no se acordará nada nuevo «hasta que no se cumpla de forma íntegra y estricta lo firmado». «Le apoyaremos si vuelve a la senda de las primeras semanas, si se sacude el yugo de Pablo Casado», comprometió Tudanca.
grupos de gobierno. Por su parte, el portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, criticó que las 15 últimas reuniones de la conferencia de presidentes no pueden considerarse como tales porque no se contemplaba orden del día ni se produjeron acuerdos relevantes, sino que fueron «monólogos» del presidente Sánchez. De la Hoz aprovechó para afear al PSOE que diera su apoyo al Gobierno en la cesión de remanentes al Gobierno «como buenos mandados». 
Finalmente, David Castaño, el portavoz de Cs, la otra fuerza política que apoya al Gobierno autonómico, consideró positiva la celebración de las conferencias de presidentes «para aunar fuerzas» pero estimó que hay que «reorientar» los esfuerzos “casi de forma continua» y aclaró que España no necesita partidos políticos en confrontación porque «si no sumamos, nos vamos a quedar como estamos». 
Ante esta situación, Castaño requirió conocer qué está dispuesta a hacer la Junta para favorecer una herramienta intermedia que permita evitar la propagación del virus sin llegar al estado de alarma.