La Guardia Civil incauta 118 kilos de marihuana en dos años

Ana I. Pérez Marina
-

Solamente en el desmantelamiento de una plantación localizada en Almazán a primeros de septiembre, en el marco de la operación 'Munio', se aprehendieron 42,5 kilos de 'cannabis sativa'

La Guardia Civil incauta 118 kilos de marihuana en dos años - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Cinco operaciones de la Guardia Civil de Soria desarrolladas a lo largo de 2018 y este año, en este septiembre, han desmantelado sendas plantaciones de cannabis y han desarticulado puntos de compraventa de drogas con la incautación de nada menos que 118,5 kilos de marihuana. La que más llamó la atención es la operación Munio (difundida el pasado día 9), por el volumen aprehendido (42,5 kilos de marihuana) y por la detención de tres miembros de la misma familia. Ubicada en el término municipal de Almazán, la investigación de esta parcela dedicada al cultivo de droga comenzó a fraguarse en el verano de 2016, cuando el equipo de la Policía Judicial de Almazán tuvo conocimiento de esta plantación ‘outdoor’, por lo que procedió  a realizar vigilancias a los implicados. Fue de mayo a septiembre cuando se comprobó el lugar exacto de los invernaderos de marihuana, que estaban continuamente vigilados por los residentes de la vivienda a la que correspondían. Llegaron a tomar precauciones como situarse cerca de granjas porcinas, para camuflar el olor que desprenden las plantas, y las ocultaban entre cultivos de hortalizas.
«La colaboración ciudadana es una vía de acceso, porque les afecta o por el olor o por la venta de la droga, y nos hacen llegar una información», explica el capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Soria, Isaías Galache. También en los controles de vigilancia rutinarios que desarrollan los agentes se topan con estas plantaciones. 
Una vez puestos sobre la pista hay que comprobar la veracidad. «Suele ser cierto». En función del tamaño de la marihuana y de quienes sean los presuntos responsables de la plantación, si existe o no el riesgo de que cambien de domicilio, se acelera más o menos la operación de la Benemérita. «Si no existen esos riesgos, se hace una pequeña vigilancia y se demora un poco más, no mucho, porque las plantas se desarrollan en un mes más o menos. Procedemos a realizar la aprehensión, las detenciones y las demás diligencias», especifica el capitán Galache. 
edoa. Aunque es el Equipo de Delincuencia Organizada Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil el responsable de estas intervenciones, cualquier unidad del cuerpo, «no tiene por qué ser policía judicial», puede estar detrás de la detección de estas parcelas de cultivo de marihuana y de los puntos de compraventa. 
Así las cosas, solo dos días después de la operación Munio, se hicieron públicos los resultados de la denominada PIG, que también se saldó con tres detenidos y en esta ocasión se aprehendieron 45 plantas de cannabis sativa enLos Rábanos, con un peso de 30 kilos y nueve más en marihuana seca.
Aunque dos terceras partes de la marihuana inacautada entre 2018 y en lo que va de año corresponden a las dos operaciones desarrolladas en septiembre, en concreto 81,5 de un total de 118,5 kilos (el 68,7%), el capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Soria aclara que «no hay un aumento como tal» de grandes extensiones de cannabis en la provincia. «Es cierto que estas dos últimas operaciones han sido muy importantes. Pero plantaciones de marihuana siempre va a haber. Otra cosa es que se tarde más o menos a localizar», advierte.
En 2018 se produjeron tres operaciones destacadas, entre octubre y noviembre: Monte Verde, Huerto Verde y Soria Verde. En la primera se pesaron 30 kilos de marihuana y se detuvo a dos personas; en la segunda fueron seis kilogramos y cuatro detenidos; y en la tercera nueve detenidos y se intervino un kilogramo de cannabis. «Hay que tener en cuenta que siempre se localizan otro tipo de sustancias estupefacientes y otros efectos», añade el capitán.