Artesanos del zomo en Fuentelfresno

Ical
-

Eduardo Crespo y Julia Mattei se embarcan en poner en marcha su proyecto de construcción de este tipo de espacios alternativos

Artesanos del zomo en Fuentelfresno

Dentro de pocos meses las plazas, parques y espacios públicos de Soria podrían albergar zomos, unas estructuras (tipo cabañas) realizadas de forma artesanal que llaman la atención por su pulida estética, su forma y su carácter sostenible.

Eduardo Crespo y Julia Mattei llevan tres años asentados en Fuentelfresno (Soria), un municipio que ha pasado en poco más de una década de tener un habitante a cerca de 50, la mitad de ellos jóvenes y niños. Es la localidad más rejuvenecida de Soria.

A través del Semillero de Proyectos, servicio de asesoramiento a emprendedores de la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Soria, estos dos jóvenes se han embarcado en su proyecto empresarial de creación e investigación de estructuras autoportantes y bioconstrución en entornos rurales a través de la empresa La Zomera. 

Ambos jóvenes vivían en Madrid y trabajaban en el sector audiovisual como montadores; lo dejaron todo para buscar un lugar con más relación con el medio rural, y así llegaron a Molinos del Río de Aguas (Almería) donde comenzaron a investigar en la bioconstrucción y este tipo de estructuras.

Finalmente, decidieron apostar por residir en Fueltelfresno, un pueblo con el que ya tenían relación al vivir el hermando de Eduardo desde hace 15 años.

A través del Semillero de Empresas encontraron un soporte para iniciar el proyecto empresarial y el impulso para saber que su idea podía ser viable.

Eduardo Crespo detalla como los zomes o zomos artesanales poseen una matemática especial y compleja; son familia de los domos geodésicos o cúpulas geodésicas (hechas con triángulos), es decir, estructuras ligadas a seres vivos y minerales que se encuentran en la naturaleza como “la posición de las pipas de girasol en un girasol o de las piñones en un piña e incluso en la pirita”.“Si continuáramos esta estructura hasta abajo tendería a ser una gota de agua", apostilla.

Es una matemática configurable, según el emprendedor, ya que se puede elegir el número de rombos por fila, el número de filas, el tamaño, el aspecto del rombo y se construyen muchos tipos de estructuras manteniendo la forma del zorohedro. 

El acabado del zomo es lo que determina el uso del mismo y existen tres líneas de producto: el zomo infantil, que es una cabaña o caseta de juegos para niños; el zomo tipo pérgola, ideado sobre todo para dar sombra y que puede servir de lugar de reunión y el zomo con acabado en lona o madera, que lleva materiales aislantes, baño, ventanas y puertas y  que “esta enfocado a ser una solución habitacional alternativa”.

Los zomos, según Eduardo Crespo, tendrían cabida no solo en espacios públicos, sino, en los campings, e incluso para particulares que quieren experimentar con otro tipo de espacios.

“El zomo es una estructura geométrica basada en el zorohedro. De hecho, se acerca a ser la mitad de uno de ellos. Se empezó a investigar sobre esta geometría aplicada a la construcción en EEUU en los 60, y en los 90 tuvo su auge en Francia. Al sur de los Pirineos todavía no podemos encontrar muchos zomos”, destacó.

Asimismo, Eduardo Crespo precisó que hay abundante información tanto en los libros como en la red sobre sus propiedades de resistencia, de aislamiento y antisísmicas, así como sus relaciones con las energías y la geometría sagrada. “En cualquier caso es un tipo de construcción muy especial con una belleza muy particular”.

La terraza del centro social de Fuentelfresno es un zomo construido por Eduardo Crespo con material reciclado. El emprendedor precisa que la idea es trabajar con recursos de la zona como la madera Pino Soria con el objetivo de ofrecer un producto sostenible, ecológico y que apueste por los recursos locales.

El pasado verano, estos jóvenes construyeron un zomo portátil terminado en tela y lo utilizaron de teatro. Tenía capacidad para 50 personas y fuimos a representar una obra de teatro para niños de pueblo en pueblo.

Eduardo Crespo asegura que la Feria Impulso Emprende que organizó el Ayuntamiento de Soria para dar a conocer a los nuevos emprendedores sirvió para darles visibilidad, ya que muchas personas se interesaron en conocer y saber sobre la utilidad de este tipo de estructuras.