Semana Santa sin procesiones... también de turistas

Fernando Orte
-

La decena de guías oficiales de turismo que operan en Soria y provincia están sufriendo en primera persona la parálisis del sector por la crisis del coronavirus

Los guías turísticos instruyen a los hosteleros

Esta Semana Santa no solo es atípica por la ausencia de desfiles religiosos, sino también porque no hay procesiones de turistas. Y esto se traduce en un mazazo económico para los guías oficiales: en plena temporada alta no tienen trabajo y tampoco lo esperan en mucho tiempo.

En toda la comunidad operan unos trescientos, nueve de ellos en Soria y provincia. Era habitual verlos al frente de grupos de personas escuchándoles atentamente hablar de monumentos como San Juan de Duero, San Saturio o la Laguna Negra. Pero estos enclaves hoy Viernes Santo están vacíos, y todos estos guías -en su mayoría trabajadores autónomos- se encuentran como tantos otros recluidos en sus casas.

"Nuestros clientes normalmente son agencias de viajes, asociaciones... que ahora mismo pues tambien se han visto afectadas por el cese de la actividad", señala la guía soriana Ana Belén Bravo. Y lo peor es que no vislumbran una recuperación de su actividad en el medio plazo: "el grupo de un autobús lleno de turistas de edad avanzada es el que más va a tardar en recuperarse, porque es un turismo que viaja también por precio y ahora no creo que puedan llenarse los autobuses por temas de seguridad", apunta Bravo.

Por eso piden a la Junta de Castilla y León que se acuerden de ellos, no a través de ayudas económicas directas sino incentivando su sector de tal manera que "nuestra actividad se ponga en marcha". En definitiva, quieren que los consideren una empresa más aunque sus centros de trabajo sean los monumentos.