Bodegas Antídoto redobla su apuesta por el viñedo ecológico

Henar Macho
-

La bodega sanestebeña ha estudiado la eficiencia de este cultivo en 15 hectáreas de viñedo propio con el fin de mejorar la calidad

Bodegas Antídoto redobla su apuesta por el viñedo ecológico

Bodegas Antídoto apostará por la uva ecológica en su nueva estrategia tras la crisis del coronavirus que tanto está dañando al sector vinícola soriano. Así lo adelanta su responsable, el enólogo y viticultor francés Bertrand Sourdais, quien añade que su apuesta es aprovechar esta crisis para exigir mayor calidad en la uva».
Una iniciativa a la que espera que se sumen más bodegas. «Pagamos muy bien la uva y nosotros siempre nos hemos comprometido a mantener el kilo de uva a este precio, somos conscientes de que hay dificultades muy importantes en el sector, tenemos la bodega vacía, y estamos listos para recibir la nueva añada como todos los años, esa es la idea. Pero queremos exigir más en la calidad de la uva a los viticultores, que haya más atención a las viñas, más cuidado», argumenta Sourdais.
Actualmente cerca de 20 hectáreas de viñedo que proveen uva a las bodegas de Antídoto, de San Esteban de Gormaz, y Dominio de Es, en Atauta, se cultivan en ecológico. «Esta fase experimental, de trabajo en ecológico para estudiar su eficiencia, ha demostrado que sí es factible». La intención del responsable de la bodega sanestebeña es seguir apostando por la uva ecológica porque «ahora es el momento para hacerlo», apunta el enólogo. Considera que el sector cada vez es más consciente de la importancia de implementar el sistema ecológico. «Los viticultores un poco menos, son un poco reacios, pero al final es como cuando se empezó a vendimiar en caja,…yo llevo insistiendo a los viticultores en que en unos años quien no esté en ecológico va a tener un problema para vender el vino», asegura el experto.
Defiende el enólogo que este método de cultivo supondrá un progreso en la calidad de los vinos sorianos. «Podemos aumentar la calidad de los vinos que tenemos en Soria», desde el punto de vista ambiental, de producto y de nicho comercial con visión de futuro. «Es un punto más a favor no solamente para el cuerpo, sobre todo para la planta a la que se estimula su autodefensa y se obtienen uvas más completas, más ricas, con más aroma y matices…», añade.
MEDIDAS. Los bodegueros de la Ribera soriana estiman necesarias las medidas que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha propuesto para paliar los efectos negativos de la pandemia por coronavirus en el sector del vino. Entre ellas, cabe destacar la destilación de crisis, «una ayuda importante porque es lo que va permitir vaciar las bodegas para hacer hueco para la nueva añada,  y se está pasando el tiempo y cuando nos demos la vuelta estaremos en vendimia», explica Sourdais que también es el presidente de la Asociación de Bodegas Viñas Viejas. 
Se prevé destilar dos millones de hectolitros de vino de cualquier tipo y de destiladores autorizados por un importe de 0,25 euros por litro. Sourdais considera que estas medidas serán insuficientes para evitar que el precio se desplome. «Por consecuencia natural ya sabemos que hay bodegas que no van a comprar uva este año… millones de kilos que ya no tienen ni padre ni madre y en la Ribera va a pasar lo mismo, entonces el precio de la uva se va a tirar por el suelo», lamenta. 
«Seguramente va a quedar uva en las viñas. De momento vamos bien, salvo que viniese algún problema, la salida está bien, tenemos una cosecha buena y abundante, y no tenemos previsiones de heladas», concluye el viticultor francés afincado en la provincia soriana Bertrand Sourdais.