Más control en las carreteras sorianas

Redacción
-
Más control en las carreteras sorianas - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez

Desde este mes están operativos dos nuevos rádares fijos, en San Leonardo y la Omeñaca. El de tramo instalado en la N-234, cerca de Martialay, no está aún en marcha

Se calcula que la velocidad excesiva (conducir por encima de los límitess) o inadecuada (dentro de lo permitido pero sin ajustarse a las condiciones de la vía, el vehículo o el conductor) está detrás de la cuarta parte de los accidentes de tráfico. De hecho, en tres de cada diez accidentes mortales registrados en las carreteras el año pasado, la velocidad fue un «factor concurrente». 
En Soria, las denuncias por exceso de velocidad (9.827 en 2017) representan el 29,47% del total de denuncias de tráfico registradas en la provincia (33.341).
La Dirección General de Tráfico (DGT) lo sabe y por eso ha decidido intensificar los controles de velocidad en la red vial española. El objetivo, hacer levantar el pie del acelerador y respetar los límites para reducir con ello la siniestralidad. El método, la instalación de rádares, técnicamente llamados cinemómetros. Fijos, móviles o de tramo, la lista suma hasta 40 rádares operativos en Soria. 
Los dos últimos se sumaron al dispositivo la pasada semana, el 1 de julio. Uno en el kilómetro 406,8 de la N-234, en San Leonardo, y otro en el kilómetro 132,756 de la N-122, en La Omeñaca. 
Se trata de dos rádares fijos nuevos que se unen a los siete que ya había:dos en la A-2, uno en la CL-101 (cerca de Almazán), uno en la N-111 (Fuentecantos), otros dos en la N-122 (Golmayo y Aldealpozo) y el último en la N-234 (Abejar, dirección Cabrejas).
A estos nueve fijos  hay que sumar en la provincia otros 31 puntos donde es habitual la presencia de radares móviles, según recoge la propia web de la DGT. Cubren diferentes tramos de carreteras nacionales  (N-122, N-111, N-113, N-234, N-110 y A-2), comarcales (CL-101, CL-116 o CL-117) y provinciales (SO-615 o SO-820, entre otras). 
uno de tramo en soria. Además, recientemente se ha instalado un rádar de tramo en la N-234, en las inmediaciones de Martialay. Según aseguran desde la Subdelegación del Gobierno de Soria, este no se encuentra operativo de momento. «Este radar se encuentra ubicado en la N-234 pk. 337.565 - 340.390, y su puesta en funcionamiento se anunciará debidamente», aseguran.
La vigilancia en las carreteras sorianas está cubierta también puntualmente a través de los medios aéreos: un helicóptero y un dron.

 

Aunque no esté señalizado, funciona

LA INSTALACIÓN y uso de videocámaras y de cualquier otro medio de captación y reproducción de imágenes para el control, regulación, vigilancia y disciplina del tráfico se efectúa por la autoridad encargada de la regulación del tráfico, «no existiendo obligación de señalizar estos dispositivos». «No obstante, desde el año 2004, la DGT, por motivos de transparencia, concienciación ciudadana y con el objeto de que cumplan una función preventiva, señaliza estos dispositivos». Así las cosas, informa Subdelegación, «próximamente los cinemómetros de nueva incorporación estarán señalizados como todos los demás».