scorecardresearch

Dudas sobre el plan 'yolandemos'

Agencias
-

La unidad de parte de la izquierda en torno a la ministra de Trabajo es el sueño de Podemos, que lo ve como una tabla de salvación, pero no convence a fuerzas como Más País o Compromís

La vicepresidenta segunda prepara una estrategia ‘unionista’ de la izquierda para concurrir a las elecciones de 2023. - Foto: Isaac Buj

Todavía quedan dos años para las próximas generales, pero a la izquierda del PSOE hay movimientos para ir armando esa candidatura amplia que quiere liderar Yolanda Díaz y que para Podemos supone una tabla de supervivencia, aunque genera bastantes reticencias en fuerzas como Más País o Compromís. 

Unas dudas que, además, se evidencian en un momento complicado para la coalición de Gobierno después del choque frontal que se ha producido entre las dos vicepresidentas, la propia Díaz y Nadia Calviño, a cuenta de la coordinación de la reforma laboral. Una cuestión que la dirigente morada está aprovechando para marcar territorio y un perfil propio con el que defender una propuesta electoral aún en ciernes. Y, en esta línea, no le duelen prendas poner a Calviño en el disparadero sin cuestionar a Sánchez, moviéndose en un juego de equilibrios que le viene bien para apuntalar su liderazgo dentro del Ejecutivo y ante Podemos.

Más allá del bloque que forman los morados, Izquierda Unida y los comunes en torno al proyecto que pretende poner en pie la vicepresidenta segunda del Gobierno de cara a 2023, la idea no despierta nada de entusiasmo entre potenciales aliados, especialmente Íñigo Errejón y Joan Baldoví, pero dentro de sus partidos sí hay dirigentes receptivos a sumar.

Fuentes de Más País, que tiene dos diputados en el Congreso, insisten en que es «muy prematuro» hablar de planes electorales y creen que es a Podemos al que le interesa montar esta burbuja para dirimir sus pugnas internas, entre quienes quieren concurrir a los comicios con su marca y los que no ven problema en renunciar a ella, explican. Por ahora, no les han tanteado desde el equipo de Díaz, si bien Errejón se verá en una encrucijada si finalmente sale adelante la propuesta porque desmarcarse le podría pasar factura.

Además, recuerdan que aunque las autonómicas madrileñas no son extrapolables al resto de España, Más Madrid ha quedado como líder de la oposición y eso, en su opinión, marca una tendencia de respaldo a sus políticas.

Precisamente, la líder regional Mónica García sí que ve con buenos ojos esta apuesta y, de hecho, ha sido invitada al acto que está organizando en Valencia Mónica Oltra (Compromís), otro de los apoyos de Díaz, con mujeres líderes de la izquierda.

No es ni de lejos el caso de Joan Baldoví que, aunque forma parte de la coalición valenciana, no le seduce entrar en una candidatura marcada por Podemos, al que desde su núcleo ven bastante desgastado. Entienden, asimismo, que les renta más seguir en el Congreso como Compromís que ser la cola del león en este proyecto, aunque sí ha sellado esta semana una alianza con Errejón y la Chunta Aragonesista para reforzar la línea progresista en las instituciones, aunque  desligan este acuerdo de cualquier estrategia electoral, lo que sí marca es una distancia con esa nueva izquierda que promueve Díaz.

Rodríguez y Carmena

Otra que se mueve en ese espectro ideológico es Teresa Rodríguez que, aunque tiene una relación de choque con Podemos, no se cierra en banda a un posible entendimiento con Díaz y quiere ver cómo se concreta; y más proclive al entendimiento es Manuela Carmena, cuyo entorno ya se ha puesto en contacto con el equipo de la ministra de Trabajo para tender puentes.

Todos los peros que ponen otras fuerzas a esta plataforma son irrelevantes para Podemos, porque cuando Díaz habla de ensanchar el espacio no habla de partidos -explican fuentes de la formación morada-, sino de que en este se reconozcan cada vez más votantes y eso se consigue también con la sociedad civil. Y aparte, subrayan, cuando la ministra asegura que su proyecto no va de siglas no está diciendo que le sobre Podemos, sino que apuesta por que se involucre más gente, aunque hay otras fuentes internas que temen que los morados acaben desapareciendo si se consolida este frente de izquierdas.

En todo caso, Yolanda Díaz tendrá todo el aparato del partido para ayudarla, recalcan, y da un poco igual lo que hagan Más País o Compromís de cara a las elecciones. Izquierda Unida no comparte esta visión y creen que es de responsabilidad política estar en esa propuesta unitaria porque lo que está en juego es que gobierne la izquierda progresista o el PP con Vox y, por tanto, lo que toca «es arrimar el hombro».