TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Un portero

Necesito mediocentros defensivos y un portero. Sobre todo un portero. ¿Puedo elegir? ¿Sí? Vale: Keita, Fabinho y Alisson, el de la Roma. Insisto: por-te-ro, ¿queda claro? Hay dinero, cash, plata, panoja, ¿verdad? Pues adelante. Keita se viene (fueron 60 millones). Fabinho, aunque el Mónaco pida 50, que los pedirán. Y Allison. ¿Me sigues? Un

portero de verdad. Al rubito le dices que gracias y que adiós. Mejor se lo digo yo, que también soy alemán y más alto que él y para algo soy su jefe. Le diré: "Karius. Gracias. Adiós". Lo entenderá. Luego le sonreiré con esta sonrisa tan mía, tan de nunca acabar, y que se busque la vida. La que nos acaba de liar no tiene nombre... A ver, por dónde

íbamos. Te he dicho lo del portero, ¿sí? El mejor maldito portero del planeta si puede ser, pagando lo que haga falta. Allison me encaja: tiene exactamente lo mismo que tenía Van Dijk cuando lo trajimos. Ese aura, futuro, fama, planta, es frío... Y categoría, joder, que no podemos jugar finales con este guapito, que la ha liado de forma indigna. ¿73

millones? ¿Eso dirá la Roma? Pues se pagan, claro que sí. Y no me hace falta más, ¿oído cocina? Con que no se vayan los buenos que ya tenemos, te garantizo que volveremos aquí, a una puñetera final, y esta vez no fallaremos. El portero, ¿eh?

Karius, Van Dijk, Lovren, Robertson, Alexander-Arnold, Wijnaldum, Milner, Henderson, Firmino, Salah y Mané. Ése era el once que perdió la final de Kiev contra el Real Madrid. Mismo espíritu, más fortaleza defensiva y un porterazo. Si en 2018 lució la exuberancia ofensiva (Mané, Salah y Firmino batieron todos los registros goleadores en la competición), Klopp escondió esta edición algo de electricidad y sacrificó alegrías para exhibir una versión más musculada y conservadora de un proyecto asombroso. Saber qué necesitaba y poder pagarlo resultó clave y forjó al campeón.



Las más vistas

Carta del Director

La extraña pareja

En el Burgo parecen decididos a hacer frente a las recomendaciones de Madrid. El presente de un territorio también se escribe con interpretaciones fuera de guion como las protagonizadas por Navas y Cobo

Opinión

La cacharrería

En vez de reconstruir el destrozo que heredó de su antecesora, Yolanda de Gregorio ha ido convirtiendo la sede de la calle Almazán en esa cacharrería en la que se han perdido los valores