Las huellas del pasado y el deleite con vistas del paisaje

Ana Pilar Latorre
-
las huellas del pasado y el deleite con vistas del paisaje - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez];

En Andaluz, los miradores del Risco, el Pueblo y el Duero ofrecen imágenes de gran belleza de los templos históricos y las cumbres sorianas

Andaluz acaba de estrenar el parque eco-arqueológico, la perfecta simbiosis entre patrimonio y naturaleza. «Había mucha curiosidad por la ermita de Santa Lucía, una ermita mozárabe del siglo X, al tiempo que se recuperó el puente y se pusieron en valor los Fueros de Andaluz», por lo que se apostó por la instalación de miradores para poder «aprovechar las vistas del paisaje y los alrededores», comenta el alcalde, Enrique Bravo. 
En el denominado ecoparque, que cuenta con tres miradores desde principios de año, se ofrecen vistas espectaculares del medio natural, como buitres, el Duero y picos del Sistema Ibérico y del Sistema Central, con Urbión y el Moncayo, así como núcleos de población, en los que destaca su gran riqueza patrimonial, como puede ser Berlanga o la fortaleza de Gormaz. «Desde el mirador del Risco se divisa casi toda la provincia y ofrece unas vistas espectaculares. A este se unen el mirados del pueblo, muy cercano, y el del Duero, en el camino a Centenera», detalla el alcalde, destacando que esta iniciativa ha incrementado notablemente el turismo en la localidad.
De esta manera, invita a los sorianos a descubrir las hermosas vistas de la provincia, sin tener que salir de Soria, apostando por crear una ruta de miradores. Bravo cree que esta zona «de gran importancia histórica» ofrece al visitante una propuesta muy completa de más de un día, con Berlanga, San Baudelio, Andaluz, Gormaz, Rello... «Nosotros hemos aportado nuestro granito de arena para completar la oferta turística», añade subrayando que por allí pasa el GR-86 (Cañada Real Galiana) y el Sendero del Duero, para los aficionados al senderismo y al ciclismo.
El ecoparque se inauguró el Sábado Santo, aprovechando la estancia de vecinos e hijos del pueblo. Se subió andando y hubo chocolatada. Al circuito, que está debidamente señalizado, se puede acceder tanto andando como en coche. Ahora lo que se pretende es poder profundizar en el castro celtibérico, ya que se piensa que Andaluz se fundó arriba en aquella época y creció después hacia abajo acercándose a los ríos Andaluz y Duero.