Cautela a 72 horas de la movilidad total

Agencias
-

La llegada de la nueva normalidad pondrá a prueba a partir del lunes la capacidad del sistema de detectar y controlar nuevos contagios

Cautela a 72 horas de la movilidad total - Foto: Francisco G. Guerrero

La llegada de la nueva normalidad con la apertura de la movilidad por toda España el próximo lunes está siendo asumida por parte de los responsables sanitarios con mucha cautela, que ven en esta nueva etapa un peligro real de que puedan surgir nuevos brotes.
En este sentido, el Gobierno anunció ayer que reforzará el Sistema Nacional de Salud, al que se ha comprometido a dotar de mayor financiación, para hacer frente a posibles nuevos casos de positivos.
Con el 78 por ciento de la población en la fase 3 de la desescalada tras la incorporación este jueves de Barcelona y Lérida, tan solo Madrid, Ávila, Salamanca, Segovia y Soria permanecen en la 2.
El reto ahora es garantizar que el sistema está preparado para hacer frente a posibles rebrotes, que «preocupan mucho» al ministro de Sanidad, Salvador Illa, tal y como reconoció durante su comparecencia en la Comisión de Reconstrucción, del Congreso.
Esta apertura de la movilidad pondrá a prueba la capacidad del sistema para detectar nuevos casos y controlar los contactos, que serán sometidos a pruebas PCR, aunque no presenten síntomas.
El ministro Salvador Illa aseguró que el SNS tiene los recursos suficientes para hacer frente a una segunda oleada de la enfermedad, que, gracias a la concienciación ciudadana y la experiencia de los sanitarios, confía en que «sería más benigna» que la vivida.
«No bajamos la guardia. Trabajamos para que, si fuera necesario, los servicios de salud puedan poner en marcha sus planes de contingencia y reactivar, de forma rápida, todas sus capacidades sanitarias replegadas», detalló.
En este sentido, explicó que uno de los indicadores que se ha tenido en cuenta en el proceso de desescalada para que las comunidades pudieran ir avanzando de fase era tener los recursos suficientes para hacer frente a un posible brote y poder activar los planes de contigencia en «un máximo de cinco días», apuntó.
El titular de Sanidad reconoció que le «preocupan mucho» los brotes, aunque valoró que todos los que se han conocido hasta ahora se han detectado precozmente.