Caras largas, incluso entre los vencedores

Nuria Zaragoza
-

Los gestos dijeron lo que callaron las palabras. Miradas y saludos ausentes demostraron que costará coser el equipo

Caras largas incluso entre los vencedores - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

El ambiente estaba viciado. Era una evidencia. Ni siquiera entre las caras de los ‘vencedores’ se podía adivinar el mínimo atisbo de felicidad por su retorno al sillón de gobierno. Solo la presidenta del PP, Yolanda de Gregorio, regalaba sus ya habituales sonrisas, ignorando incluso a los manifestantes afines al PSOE que se dieron cita frente al palacio provincial al grito de «no nos representan». 
Juntos, pero no revueltos. No hubo el más mínimo guiño entre los diputados de PP, PPSOy Ciudadanos. Serán socios de gobierno los próximos cuatro años pero, de momento, prácticamente ni se miran, y las palabras -cuando las hay- se ven excesivamente forzadas.  
El mensaje de unidad, estabilidad y dejar a un lado las rencillas personales venía aprendido de la noche anterior, cuando se firmó ante notario el pacto PP-PPSO y PP-Ciudadanos. Por separado. Lo dejó claro el diputado de Ciudadanos, Saturnino de Gregorio, quien recalcó que su socio es el PP, como mandó su dirección nacional. Probablemente fue el diputado que se sintió más solo en ese salón de plenos de miradas cruzadas y sonrisas forzadas. Soledad física, porque es único de los suyos. Y soledad también moral, porque es evidente que está en tierra de nadie. Ycon nadie cómodo.

Caras largas incluso entre los vencedores
Caras largas incluso entre los vencedores - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.
Los gestos dijeron lo que callaron las palabras. Pardo, De Miguel y Pérez vuelven de alguna manera a ‘casa’, pero no todos sus ‘hermanos’ están contentos con el regreso de los hijos  ‘pródigos’. En algunos mentideros ‘populares’, de hecho, se podían escuchar tímidas discrepancias con la decisión adoptada por Génova. Era evidente que la fuerza de Cabezón y Angulo en Madrid había podido más que lo que querían algunos en Soria, más afines incluso al PSOE que a la PPSO. 
Las caras aún eran más largas entre los socialistas. Cuesta perder lo que se daba por ganado. Rey asegura que Ciudadanos, PPy PPSO le han traicionado con su «deslealtad» y «falsedad». Los otros dicen lo contrario. ¿Quién miente y quién dice la verdad en este juego de sillas?


Caras largas incluso entre los vencedores
Caras largas incluso entre los vencedores - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.